NOTICIAS DIARIAS

La lactancia materna en menores de 6 meses aumenta en Perú

El Ministerio de Salud (Minsa) ha destacado su compromiso para promover y proteger la lactancia materna en Perú.
Las cifras de menores de 6 meses con lactancia materna representan el 66,4%.
Latinoamérica

El Ministerio de Salud (Minsa) ha destacado su compromiso para promover y proteger la lactancia materna en Perú. Este hecho contribuirá a disminuir la desnutrición crónica infantil a nivel nacional, regional y local. Estas acciones han sido promovidas en el marco de la Semana Mundial de la lactancia materna.

Según los datos recogidos por la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) en 2018, Perú ha aumentado sus índices de lactancia. Las cifras de menores de 6 meses con lactancia materna representan el 66,4%, índices que han experimentado un crecimiento con respecto al año anterior en un 2,2%.

Beneficios de la lactancia materna

Rogger Torres, médico internista y de salud pública, ha explicado: “Durante los 2 primeros meses de vida, el recién nacido experimenta un descenso fisiológico de su hemoglobina. Por ello, un niño alimentado exclusivamente con leche materna durante los primeros 6 meses de vida tiene menor riesgo de desarrollar anemia”.

La lactancia materna exclusiva consiste en que solo se alimenta al bebé con leche materna. Se realiza sin incluir ningún otro suplemento ni líquido ni sólido, incluyendo el agua, hasta los 6 meses de vida. Esta acción es sumamente beneficiosa para la salud de la madre y del niño. Además, protege a los menores de enfermedades diarreicas y de enfermedades respiratorias, como la neumonía, obesidad, ciertos tipos de cáncer o la anemia. Por otra parte, en cuanto a la madre, favorece su rápida recuperación, ya que facilita la contracción uterina tras el parto.

Anemia y desnutrición crónica

En cuanto a la lucha contra la desnutrición crónica y la anemia, el Estado ha informado sobre los principales causantes. Por ello, ha asegurado que uno de los principales determinantes de la anemia en Perú es la reducción o disminución de la lactancia materna exclusiva. Esto se debe a que, en la mayoría de las ocasiones, la leche materna deja de darse al recién nacido mucho antes de los 6 meses.

Por último, la Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que la lactancia materna contribuye a asegurar una buena salud y la supervivencia de los recién nacidos. Sin embargo, en el mundo únicamente el 40% de los menores de 6 meses recibe leche materna como alimentación exclusiva.