NOTICIAS DIARIAS

La liposucción no vale para adelgazar

Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

La liposucción no es la mejor opción para el paciente que busca adelgazar unos kilos, según apunta un artículo de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich. “Muchas personas que tienen problemas para deshacerse de la flacidez de forma natural piensan en la liposucción para deshacerse del exceso de grasa. Tal intervención no es siempre la mejor idea”, escriben los expertos.

Riccardo Giunta, jefe del Departamento de Cirugía Estética y Plástica de la universidad indica que muchos de los pacientes que están interesados en la liposucción ??tienen conceptos erróneos sobre la intervención. “La liposucción no es para personas que quieran perder unos kilos para verse mejor. La liposucción puede ayudar a aquellas personas que llevan una dieta adecuada y que hacen mucho ejercicio, pero que no consiguen deshacerse de la grasa en algunas áreas.

Torsten Kantelhardt, especialista en cirugía plástica y cosmética de la universidad, apunta que la liposucción no es peligrosa, incluso si se someten a ella pacientes que no deberían. "Algunas cosas pueden salir mal, cuando las realiza un médico insuficientemente calificado o inexperto", advierte el experto. Kantelhardt indica que las “abolladuras” pueden aparecer si el cirujano elimina demasiada grasa.

Los expertos subrayan que, antes de someterse a dicho procedimiento, los pacientes deben buscar la mayor información posible sobre los posibles riesgos y complicaciones asociados a la liposucción. “Los pacientes también deben tener en cuenta una regla general: Mientras más tiempo dure la operación y más tejido graso se succione, mayor es el riesgo de complicaciones", explica Kantelhardt.

Alternativas tecnológicas

La universidad señala que el procedimiento más suave es la tecnología asistida por agua. Con este método, el tejido se elimina utilizando un chorro de agua, que también tiene algo de anestesia local y adrenalina. Primero, este líquido empapa y afloja las células grasas. Luego, a través de una cánula, el tejido graso se succiona junto con el fluido a través de un método de vacío.

La tecnología de ultrasonido es otra alternativa a la liposucción, según señalan los expertos. El área problemática se conecta a un dispositivo que envía ondas ultrasónicas para licuar la grasa en el fondo, mientras mantiene intactas las capas superiores de la piel. En el mejor de los casos, el cuerpo elimina esta grasa por sí mismo, de modo que no necesita ser succionada.

Los médicos apuntan que la succión de células grasas crea una herida que sanará con el tiempo, a medida que la piel se tensa. “Sin embargo, puede suceder que la piel del paciente no se adapte bien y que permanezca holgada. En tales casos, la piel se puede tensar mediante cirugía", señala Kantelhardt.