NOTICIAS DIARIAS

La marcha nórdica beneficia al paciente oncológico

Medicina del DeporteMedicina Familiar y Comunitaria

La marcha nórdica y el ejercicio físico en general aportan beneficios al paciente oncológico. El Centro Médico Teknon señala en una nota de prensa que la marcha nórdica está generando gran interés debido a sus efectos sobre el organismo de personas con cáncer y otras enfermedades agudas y crónicas.

Los beneficios de esta actividad se han puesto de manifiesto durante la Jornada Científica de Marcha Nórdica en Pacientes Oncológicos celebrada por este centro y en la que han participado los doctores Isaac Núñez y Verónica Pereira del Instituto Oncológico Teknon. Durante este encuentro, los especialistas han remarcado la importancia de la marcha nórdica y del ejercicio físico tanto en la prevención del cáncer como en la recuperación del paciente oncológico.

Según recuerda Teknon, un nuevo informe confirma el vínculo entre el cáncer y el estilo de vida. Dicho informe proporciona, además, recomendaciones basadas en la evidencia sobre cómo reducir el riesgo de padecer cáncer. Isaac Núñez ha reiterado que “existe una relación inversamente proporcional entre ejercicio físico y desarrollo de cáncer de próstata”.

Otros estudios, señala el centro médico, también remarcan la importancia de la adherencia a la actividad física de manera precoz en las pacientes supervivientes de cáncer de mama. Varias publicaciones, añade, han demostrado los beneficios del ejercicio físico tanto a nivel psicológico como físico. La marcha nórdica puede ser, por tanto, un tipo de actividad que ayude a mejorar el bienestar del paciente oncológico.

La actividad física también puede contribuir en la reducción de las recaídas entre los pacientes oncológicos. Tal y como explica la doctora Pereira, es aconsejable realizar 150 minutos de actividad de intensidad moderada o 75 minutos de actividad de alta intensidad a la semana. Entre las actividades recomendadas se encuentra:

  1. Caminar enérgicamente.
  2. Aeróbic acuático.
  3. Ciclismo a una velocidad por debajo de los 16 km por hora.
  4. Tenis (dobles).
  5. Baile de salón.
  6. Marcha nórdica.
  7. Jardinería general.

Si la intensidad es alta, los especialistas recomiendan ejercicios como natación, tenis, baile aeróbico, ir en bicicleta a más de 16 km por hora, saltar la cuerda, senderismo cuesta arriba o con una mochila pesada. Entre los beneficios de la marcha nórdica destacan la activación del tronco y de las extremidades superiores, lo cual aumenta el rango de movimiento e incrementa la resistencia muscular de todo el cuerpo.