NOTICIAS DIARIAS

La mayoría de los alérgicos a antibióticos no lo son

Penicilina
La penicilina es el principal antibiótico betalactámico.
Alergología e Inmunología

La mayoría de los considerados alérgicos a antibióticos betalactámicos en realidad no lo son, según la Sociedad Española de la Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). Este diagnóstico incorrecto supone un aumento del gasto sanitario innecesario. Según la organización, el coste del ingreso y tratamiento de uno de estos pacientes supone 355 euros más respecto al coste de uno no alérgico.

En un comunicado, la sociedad explica que los antibióticos betalactámicos son los que se suelen usar con más frecuencia para combatir las infecciones hospitalarias. Entre esos fármacos está la penicilina y sus derivados. El problema es que entre el 10 y el 15% de los pacientes que los necesitan son alérgicos a antibióticos betalactámicos. Por esta razón, reciben una terapia alternativa.

“Esta situación supone un incremento del gasto, de las resistencias a antibióticos, de la toxicidad y de los días de ingreso”, comenta María José Torres, jefa del Servicio de Alergología del Hospital Regional de Málaga.

Un estudio del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid reveló que los antibióticos causaban el 60% de las reacciones alérgicas detectadas; más de la mitad estaban provocadas por betalactámicos. Sin embargo, la experta recuerda que entre el 70 y el 90% de los pacientes hospitalizados y ambulatorios considerados alérgicos a antibióticos están mal etiquetados. De hecho, el citado estudio reveló que, tras un diagnóstico correcto, solo un 15% de los pacientes era alérgico.

Fin a los errores diagnósticos

De acuerdo con la SEAIC, la catalogación incorrecta de pacientes como alérgicos a antibióticos influye en el manejo ineficiente de esos fármacos a nivel hospitalario. Para intentar darle la vuelta a esta situación, el Comité de Alergia a Medicamentos de la sociedad va a poner en marcha una campaña. Bajo el lema Cero pacientes catalogados de alérgicos a antibióticos betalactámicos sin serlo, busca concienciar a Administración, profesionales y pacientes.

“Es fundamental que en todos los hospitales de referencia haya un alergólogo capaz de realizar este tipo de diagnósticos y que pueda contar con la participación de los Servicios de Farmacia, Microbiología e Infecciosas, para un abordaje multidisciplinar”, destaca la especialista.

En Estados Unidos y Australia se han impulsado distintas actuaciones para optimizar el diagnóstico de la alergia como parte de programas de uso de antimicrobianos. Por ejemplo, se ha propuesto realizar pruebas cutáneas y de exposición controlada, así como estratificar a los pacientes según niveles de riesgo. “En Europa la estrategia va dirigida al diagnóstico del paciente que ha presentado una reacción de forma previa a un ingreso hospitalario, empleando protocolos estandarizados. España es un país de referencia en este tipo de diagnóstico”, destaca Moreno.

Tratamientos alternativos

Normalmente, a los alérgicos a antibióticos y otros fármacos se los trata con un medicamento alternativo. No obstante, hay ocasiones en las que no existe otro producto con el que se pueda realizar un tratamiento correcto. En esos casos, se opta por administrar el agente terapéutico responsable de la alergia de manera paulatina, para inducir la tolerancia de manera temporal.

“Para poder poner en marcha protocolos de desensibilización es imprescindible contar con unidades especiales de Alergología en los hospitales y contar con profesionales expertos en esta práctica clínica”, afirma la experta. En ese sentido, la SEAIC recuerda que en los últimos años los alergólogos han conseguido salvar vidas induciendo la tolerancia en vez de prohibir los fármacos que producen alergia.