NOTICIAS DIARIAS

La micosis y la psoriasis en las uñas se diagnosticarán con 2 nuevas técnicas

Dermatología y Venereología

A estas técnicas se ha llegado gracias a una tesis doctoral de la Universidad de Extremadura, realizada por Félix Marcos Tejedor y dirigida por el grupo de investigación DEDAP (Desarrollo Embrionario, Diagnóstico molecular y Afecciones del Pie), cuyo objetivo es mejorar el abordaje de ciertas patologías como la micosis y la psoriasis en las uñas.

Tejedor explicó que la investigación responde a una doble necesidad. La primera es que en la práctica clínica se piensa que la mayoría de alteraciones en las uñas se deben a micosis, dato falso, ya que solo es así en el 50% de los casos. Por lo general, el investigador cree que una alteración en las uñas indica una enfermedad.

"El diagnóstico clínico es difícil porque independientemente de la enfermedad que produzca la alteración en la uña, esta se atrofia y adquiere el mismo aspecto físico", explicó Tejedor.

La segunda cuestión por la que esta investigación es necesaria es porque las alteraciones de las uñas producen un dolor limitante y un impacto psicosocial a tener en cuenta. Los pacientes afectados suelen padecer aislamiento social, profesional y vergüenza en muchas ocasiones.

"Las personas que padecen esta alteración física se autoaíslan. Muchas de ellas no tienen vida social, no se atreven a ir a la piscina o a usar sandalias por tener las uñas mal, y ven limitada su vida profesional", afirmó el experto.

Con esta investigación se han aplicado 2 técnicas rápidas que ofrecen resultados en poco tiempo (1 o 2 días). Estas técnicas se basan en la cuantificación de beta-defensina 2 en plasma, un péptido con los niveles muy altos en pacientes con psoriasis.

Hasta el día de hoy, la micosis y la psoriais en las uñas se diagnosticaba de forma empírica observando los síntomas. Las pruebas complementarias se usan poco por su baja sensibilidad, porque son invasivas y porque son caras.

El autor insistió en que estas técnicas facilitan diagnosticar a tiempo la enfermedad para iniciar tratamiento lo antes posible, en estadios leves y antes de que la alteración sea de mayor gravedad. Así también se evitaría, según el autor, el aislamiento social del afectado.