NOTICIAS DIARIAS

La OMC reclama al nuevo gobierno “un presupuesto urgente y mayor” para AP

Medicina Familiar y Comunitaria

“En los años 80 el porcentaje superaba el 20%, mientras en 2014, es del 14,6% con una cartera de servicios mucho mayor”, ilustra el experto, quien asegura que “la calidad se mantiene aceptable por el tremendo esfuerzo que realizan los profesionales y especialmente los médicos”, sentencia.

A ello se suma que dichos especialistas cada vez asumen más funciones, “que acercan a los pacientes controles y actuaciones que antes suponían engorrosos traslados al hospital.”, ejemplifica. Sin embargo, el incremento de responsabilidades no se corresponde con un aumento de sueldo o plantilla.

“La precariedad ha sido y sigue siendo un cáncer que padecen los profesionales sanitarios en España”, continúa Matas, “pero es que, además, en el caso de los médicos de Atención Primaria, esta limitación afecta muy negativamente a los pacientes”. En este sentido, explica, los contratos parciales o eventuales rompen la continuidad y longitudinalidad asistencial.

Esto quiere decir que, “cada vez que un paciente acude al centro de salud, puede ser atendido por un médico distinto que no le conoce”, explica el representante de la OMC. “Necesitamos de forma urgente que se realicen concursos oposición que desciendan de forma drástica el altísimo nivel de precariedad”, sentencia.

Los temporeros de la AP

Según datos de la encuesta que realizó el año pasado la OMC, aproximadamente unos 4.450 médicos de familia sin contar a los MIR tenían un contrato temporal. Estas cifras esconden, además, un problema de cronicidad, si se tiene en cuenta que el 18,5% de estos profesionales tienen más de 56 años de edad y el 23,4% se encuentran entre los 46 y los 55 años.

“Esto quiere decir que muchos se están jubilando o se jubilarán sin llegar a ser propietarios o fijos en una plaza”, aclara Matas, “sin duda, pasado un año, el porcentaje ya se aproximará al 40% como hemos podido ver en alguna publicación”. A pesar de estas cifras, el experto se muestra esperanzado gracias a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia Europeo (TSJE).

Utilizar los contratos eventuales para cubrir las vacantes que puedan surgir por fallecimiento o jubilación, cuando estas deberían ser asumidas como interinidades, es un “fraude de ley, como bien ha reconocido la sentencia”. Aun así, advierte, “debemos estar muy vigilantes, porque nuestras administraciones son muy hábiles a la hora de buscar la forma de incumplir la legislación”.

Prueba de ello, argumenta, es que, “con una legislación muy clara en cuanto a contratación, han buscado la forma de saltársela una y otra vez; y nuestros juzgados no han sido capaces de desmontar la utilización fraudulenta de la figura del eventual para cubrir necesidades permanentes”, concluye.