NOTICIAS DIARIAS

La pérdida de peso está asociada a la calidad del sueño

pérdida de peso e insomnio
Perder de peso depende de la variabilidad del sueño.
Endocrinología y Nutrición

Una de las claves para la pérdida de peso tiene que ver con el descanso, según informa la agencia EFE. Así lo constata el estudio Predimed-Plus (Prevención con Dieta Mediterránea) en colaboración la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona. Durante un año, evaluaron la relación entre dieta y sueño para perder peso y se dieron cuenta de que la cantidad de horas, así como la calidad del sueño, intervienen negativamente en la pérdida de peso y en la eliminación de grasa corporal.

Los investigadores que han llevado a cabo el estudio son de la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) en colaboración con otros grupos de investigación del estudio. Durante un año, evaluaron las variaciones de grasa y peso corporal en 1986 individuos. Estas personas pretendían disminuir su peso y  ya presentaban diferentes enfermedades como sobrepeso, obesidad y síndrome metabólico.

Tras los 12 meses de duración del estudio, aquellos con un sueño variable (dormir una cantidad de horas diferente al día, de forma continuada) o que dormían menos de 6 horas presentaban una menor pérdida de peso y una menor disminución del índice de grasa corporal y de la circunferencia de la cintura. Predimed-Plus comenzó a realizar estudios basados en dietas mediterráneas e hipocalóricas hace 5 años. En concreto, este estudio ha sido publicado en la revista International Journal Of Obesit. No solo tiene como objetivo la pérdida de peso, también la prevención de las enfermedades cardiovasculares y la promoción de la actividad física.

La dieta no lo es todo

Estos resultados dejan claro que la pérdida de peso debe entenderse como un cambio en los hábitos de vida. La reducción drástica de calorías no tiene el efecto deseado en la disminución de peso si no se acompaña de un descanso adecuado. En personas adultas, como las integrantes de este estudio, es recomendable dormir entre 7 y 9 diarias. También mantener la constancia en la hora a la que empezamos y terminamos de dormir. Además, los cambios en los ritmos circadianos provocan una reducción en el gasto de energía y una modificación en la saciedad. Elementos contrarios a una pérdida de peso.