NOTICIAS DIARIAS

La reasignación sexual de los transexuales: un tema de Salud Pública

Medicina Preventiva y Salud Pública

La población transexual está sometida a un gran estrés debido a la discriminación y a los ataques físicos y verbales que implica su condición. La reasignación sexual es más compleja que un tratamiento hormonal y quirúrgico para conseguir las características del sexo contrario. Implica un problema psicológico que hay que abordar desde el principio del tratamiento.

José Guzmán Parra, investigado de la Unidad de Salud Mental del Hospital Regional Universitario de Málaga, es uno de los autores del estudio publicado en The Archives of Sexual Behavior. Su objetivo no era otro que profundizar en las características psicológicas y sociodemográficas de los transexuales.

La transexualidad se da cuando una persona tiene una identidad de género distinta a la determinada por su cuerpo de nacimiento. José Guzmán Parra.

Tal y como detallo Guzmán, este grupo está sometido al estrés de las minorías a causa de las discriminaciones y agresiones que soporta este colectivo. Con el tratamiento de reasignación, suele mejorarse la salud mental y la calidad de vida, pero no hay que olvidar las actitudes de rechazo y aislamiento social por inadaptación.

Los investigadores de este estudio analizaron a 197 personas de ambos géneros que fueron atendidos en el Hospital Regional Universitario de Málaga para su tratamiento. Allí se les entrevistó y realizaron un cuestionario sobre depresión (BDI), trastorno de personalidad (SCID-II-PQ). y ansiedad (SAD)

Las mujeres se integran peor

Entre las conclusiones, se observó que las trans femeninas se integran peor en la sociedad, tienen más desempleo, un nivel educativo más bajo y recurren a la prostitución más veces que los hombres. Del total, un 81,75% fue agredido físicamente en algún momento, el 31,16% notó discriminación en el trabajo y un 22,84% intentó quitarse la vida alguna vez.

En cuanto a los cuestionarios psicológicos, un 16,24% del total cumplió criterios de depresión; y un 25,89%, de ansiedad. La causa más predominante que afectaba al estado de ánimo era la integración en el ámbito laboral.

En septiembre de 2015 se publicó una declaración conjunta de los organismos de las Naciones Unidas en la que se pretendía acabar con discriminación hacia las lesbianas, los gais, los bisexuales, los trans y los intersex. El nuevo estudio apunta a que una mayor integración social y laboral puede repercutir positivamente en la salud y la calidad de vida de este colectivo.