NOTICIAS DIARIAS

La resistencia a antimicrobianos es un problema sanitario grave

Microbiología y Parasitología

Una de las principales causas de la resistencia a antimicrobianos es el mal uso de estos medicamentos, los programas de prevención, infecciones y control, las medicinas de poca calidad y la escasa regulación de los fármacos antimicrobianos. Como dato alarmante, destaca que la OMS (Organización Mundial de la Salud) valora que mueren 25.000 personas al año por la resistencia antibiótica.

“Los pacientes deben tomar conciencia de que los antibióticos son un grupo de medicamentos cuya utilización implica un desgaste en su futura eficacia, por tanto, no se debe abusar de ellos y solo tomarlos bajo prescripción facultativa, siguiendo fielmente las instrucciones que dé el profesional sanitario”, declaró José M.ª Gutierrez Urbón farmacéutico especialista de área de Farmacia Hospitalaria en el Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña.

Luís Martínez Martínez, jefe de Servicio de Microbiología en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba y profesor de Microbiología en la Universidad de Córdoba, consideró que el principal reto al que se enfrentan los profesionales es el hecho de tener nuevos antimicrobianos. Además, señaló que hay cuestiones importantes que no deben ser abandonadas, como la instauración de programas para su buen uso.

La importancia de la investigación

Por su parte, Jorge Sáenz, director médico de Pfizer Essential Health en España, piensa que es esencial impulsar la investigación en antibióticos para perfeccionar los que hay y para descubrir nuevas dianas terapéuticas mediante nuevos proyectos sin explotar. Sáenz recordó la lentitud en el desarrollo de nuevas dianas terapéuticas frente a bacterias resistentes, y dijo que se disponía de pocos antibióticos para controlar la infección de microorganismos multirresistentes.

Aunque la causa más habitual de infección por enterobacterias que causan carbapenemasas (EPC) se daban en pacientes ingresado, cada vez es más habitual que se den fuera del hospital en personas afectadas por estos patógenos. Estas infecciones suponen una gran amenaza para los hospitales por la rápida propagación y la dificultad en el tratamiento.

En relación con las enterobacterias, Martínez señaló que no había medicamentos suficientes para atender el problema sanitario que implica una infección de este tipo. Además, añadió la necesidad de encontrar nuevas opciones de tratamiento “tanto en el grupo de los antibióticos betalactámicos, como en aquellos que se dirijan a nuevas dianas”.