NOTICIAS DIARIAS

La vacuna contra el VPH frenaría la transmisión de la papilomatosis

Medicina Preventiva y Salud PúblicaNeumología. Cirugía TorácicaPediatría. Cirugía Pediátrica

La vacuna contra el VPH (virus del papiloma humano), desarrollada para prevenir el cáncer de cuello uterino, podría también reducir el riesgo de que los bebés contraigan la papilomatosis respiratoria recurrente. Esta enfermedad respiratoria infantil rara se produce cuando el VPH de tipo 6 u 11 se transmite de la madre al niño al acercarse la fecha del nacimiento. Los resultados se publican en la revista Journal of Infectious Diseases.

Como consecuencia de la papilomatosis respiratoria recurrente, algunos niños desarrollan tumores no cancerígenos en el tracto respiratorio, lo que impide que respiren con normalidad. La enfermedad puede tener implicaciones graves y suele ser necesario realizar varias intervenciones quirúrgicas para que las vías respiratorias no queden obstruidas.

En Estados Unidos, unos 800 niños contraen papilomatosis respiratoria recurrente cada año, lo que supone 123 millones de dólares año, según indican los investigadores en el estudio. Para llevarlo a cabo, los autores analizaron una base de datos australiana en la que hallaron que se había reducido de 7 a 1 los casos nuevos de niños con papilomatosis respiratoria recurrente durante el año 2016.

Diferencias en EE. UU.

En Australia, aproximadamente el 86% de las chicas jóvenes y el 79% de los chicos de 14 y 15 años de edad han recibido la primera dosis de la vacuna contra el VPH, concretamente, contra los 4 tipos que provocan cáncer: los tipos 6, 11, 16 y 18. Los autores señalan que la reducción de los nuevos casos de papilomatosis respiratoria recurrente en los niños australianos se está produciendo como consecuencia de la implantación del programa de vacunación del VPH en el país.

En Estados Unidos, sin embargo, los datos son distintos. Solo el 60% de los adolescentes de entre 13 y 17 años había recibido la vacuna contra el VPH en el año 2016, según los datos aportados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Se suelen recomendar 3 dosis de vacunación para los adolescentes de entre 15 y 26 años y 2 dosis para los menores de 15 años.

“Esta es la primera evidencia que se ha encontrado en el mundo de que la vacuna contra el VPH previene realmente los casos de papilomatosis respiratoria recurrente”, lo que podría evitar que los niños la contrajeran durante el embarazo, asegura Julia Brotherton, especialista en Salud Pública de los Victorian Cytology Service de Melbourne, en Australia.