NOTICIAS DIARIAS

La zona segura no evita luxaciones en el reemplazo de cadera con estenosis lumbar

Traumatología y Cirugía Ortopédica

El estudio, presentado en la reunión anual de la American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS) y publicado en el Journal of Arthroplasty, ha basado sus conclusiones en el análisis retrospectivo de 107 pacientes con deformidad espinal que se habían sometido a un total de 139 reemplazos de cadera. Mediante el uso de un software de imágenes y mediciones detalladas, previas y posteriores a la cirugía, los investigadores pudieron examinar los cambios dinámicos en la posición de la copa.

De esta forma, Buckland y su equipo hallaron una tasa de luxación del 8% entre los pacientes operados de cadera que presentaban, además, estenosis espinal. El 5,8% de esta cohorte requirió cirugías de revisión debido a la luxación recidivante. Se trata de unas cifras significativas ya que el riesgo de dislocación entre la población típica, sin deformidad, es de entre el 1 y el 2%.

Por otro lado, los autores tuvieron en cuenta que la columna lumbar se mueve durante los cambios posturales normales como, por ejemplo, la transición desde estar sentado a ponerse en pie. Esto “crea alteraciones en la inclinación espinopélvica que, a su vez, cambia la posición funcional de la cavidad de la cadera”, resumen en una nota de prensa del International Congress For Joint Reconstruction (ICJR).

Las caderas artificiales del 78% de los sujetos de estudio se mantenían en una posición normal mientras el paciente permanecía en la postura de decúbito supino; sin embargo, el porcentaje se reducía al 58% cuando se ponían en pie. Estas conclusiones obligan a los cirujanos ortopédicos a “anticipar la inestabilidad potencial que pueden sufrir los pacientes con deformidad tras un reemplazo de cadera”, exige Buckland.

“El plan quirúrgico debe ajustarse a las particularidades de estos pacientes”, insiste. “Es imperativo que el grado de deformidad de la columna sea un factor primordial en la planificación preoperatoria de las prótesis de cadera”, sentencia Jonathan Vigdorchik, coautor del estudio. Por todo ello, el equipo de planea un nuevo proyecto de investigación postural con el fin de desarrollar zonas de seguridad específicas para la patología.