NOTICIAS DIARIAS

Las bacterias de la flora microbiana ayudan a controlar el peso

bacterias de la flora microbiana
Una investigación de la Universidad de Utah ha demostrado que una clase específica de bacterias en la flora microbiana ayuda a controlar el peso en los ratones.
Cirugía General y del Aparato DigestivoEndocrinología y NutriciónMicrobiología y Parasitología

Una investigación de la Universidad de Utah ha demostrado que una clase específica de bacterias en la flora microbiana ayuda a controlar el peso en los ratones. Este hallazgo, tal y como recoge la agencia EFE, podría ser un indicativo contra la obesidad en humanos. De hecho, June Round, profesora de patología que encabezó este estudio publicado en la revista Science, asegura que ahora que han encontrado la bacteria responsable por este efecto de adelgazamiento “podríamos entender qué hacen los microorganismos y si tienen valor terapéutico”.

El hallazgo demuestra que, a lo largo del último siglo, la obesidad y el síndrome metabólico se han convertido en una epidemia global. En este sentido, los especialistas aseguran que actualmente hay más de 1900 millones de personas obesas en el mundo. De hecho, son muchos los estudios que señalan el papel de la regulación del sistema de inmunidad en la enfermedad metabólica.

100 billones de microorganismos

El cuerpo humano contiene unos 100 billones de microorganismos. De ellos, la mayoría en el tracto digestivo, incluido un millar de especies diferentes de bacterias que comprenden más de 3 millones de genes. Por eso, en condiciones saludables, estas bacterias cumplen funciones vitales como la intervención en la expresión de genes y la prevención de enfermedades. Ello implica que los científicos hayan determinado su papel clave en la regulación del metabolismo de los mamíferos.

En este sentido, el estudio ha encontrado que los ratones saludables tienen en su flora intestinal abundante clostridia, una clase que comprende de 20 a 30 bacterias, mientras que los ratones con deficiencia en el sistema de inmunidad pierden estos microbios a medida que envejecen. De hecho, cuando se les administraba una dieta saludable, los ratones se volvían obesos, pero cuando se les introdujo bacterias de la clase clostridia, los animales se mantuvieron delgados.

Round apunta a que otras investigaciones han encontrado que las personas obesas padecen una carencia de clostridia. Para este especialista, hay indicios de que las personas obesas o con diabetes tipo 2 pueden tener una respuesta inmune deficiente. Además, ha indicado que se encuentran en un aspecto “relativamente inexplorado de la diabetes tipo 2 y la obesidad”. Por eso, este trabajo “nos conduce a nuevas investigaciones sobre la forma en que la respuesta de inmunidad regula la microbiota y la enfermedad metabólica”.

Por su parte, Charisse Petersen, colaboradora del estudio, recuerda que estas bacterias han evolucionado “para vivir con nosotros y nos benefician”. Finalmente, ha destacado que “tenemos mucho que aprender de ellas”.