NOTICIAS DIARIAS

Las células madre se protegen de las bacterias

células madre
Las células madre no solo tienen la función de regenerar los tejidos, sino que también tienen un mecanismo de defensa para protegerse de infecciones con bacterias.
Ciencia y Tecnología

Un estudio del Hospital de La Charité de Berlín y del Instituto Max Planck de biología infecciosa, publicado en la revista Nature y del que se hace eco la agencia EFE, asegura que las células madre no solo tienen la función de regenerar los tejidos, sino que también tienen un mecanismo de defensa para protegerse de infecciones con bacterias. De hecho, el director del estudio, Michael Signal, explica que esperan identificar a los pacientes con helictobacterias en los que el mecanismo de autoprotección del cuerpo se haya estropeado.

Probabilidad de desarrollar cáncer

A esos pacientes se les ofrecería ayuda terapéutica especial. Tienen en cuenta que los científicos consideraban que tienen un riesgo más alto de desarrollar cáncer de estómago. Especialmente, el riesgo existe a partir de una infección crónica con helictobacterias. En este sentido, en estudios futuros “queremos investigar con más precisión las relaciones que existen entre la perturbación del mecanismo de defensa de las células madre y el surgimiento de cáncer no solo de estómago sino en todo el aparato gastrointestinal”, asegura Signal.

Asimismo, la mayor parte de las células que se ven afectadas por ellas se reemplazan en poco tiempo. En este sentido, se reemplazan por células sanas con lo que no hay mayores consecuencias. Sin embargo, para el especialista sí puede haber repercusiones graves cuando las bacterias atacan las células madre lo que puede terminar generando carcinomas. Por eso, lo que muestra el nuevo estudio es que las células madre se defienden activamente contra los ataques bacteriales. Para Signal, “hemos podido observar que las células madre producen una proteína llamada interlectina.

Por último, esa proteína impide que las bacterias ataquen las células madre. Además, se empieza a producir cuando el cuerpo detecta un ataque bacterial con lo que el cuerpo, si el mecanismo funciona “está en condiciones de evitar grandes infecciones y el surgimiento de carcinomas”.