NOTICIAS DIARIAS

Las enfermedades hematológicas, detectadas con microscopio

enfermedades hematológicas
El papel del laboratorio clínico en la detección y tratamiento de las enfermedades hematológicas ha sido el tema del simposio “Estandarización y recomendaciones en el laboratorio de hematología”.
Análisis Clínicos. Bioquímica ClínicaHematología y Hemoterapia

El papel del laboratorio clínico en la detección y tratamiento de las enfermedades hematológicas ha sido el tema del simposio “Estandarización y recomendaciones en el laboratorio de hematología”. El encuentro está organizado por la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQC). Además, se enmarca dentro del XXIII Congreso EuroMedLab, celebrado del 19 al 23 de mayo. El evento ofrece a los profesionales sanitarios los últimos avances en la investigación y la clínica en las diversas áreas de la Medicina de Laboratorio.

Concretamente, el simposio sobre hematología se ha centrado en la importancia del uso del microscopio. No obstante, su uso no sustituye a los análisis automáticos en la detección de ciertas patologías hematológicas. Al mismo tiempo, ha puesto en valor el papel de los profesionales. Estos profesionales son los que tienen que interpretar los indicios y tomar decisiones clínicas, basándose en ellas. En este sentido, en el congreso han hablado de la importancia del hallazgo de hematíes fragmentados en el frotis de sangre. De hecho, su detección en el laboratorio es un “hallazgo crítico” para los pacientes y se realiza mediante ópticos. Tampoco está automatizada.

Asimismo, la doctora Anna Merino, del Departamento de Bioquímica y Genética Molecular del Hospital Clínic de Barcelona, incide en que los analizadores hematológicos “han evolucionado». De hecho, «cada vez proporcionan datos más fiables y completos sobre los parámetros hematológicos de nuestros pacientes”. No obstante, a su juicio, la revisión de las células sanguíneas al microscopio “sigue siendo esencial”. Esa revisión permite detectar de forma segura las alteraciones de los hematíes en diferentes tipos de anemias. También permite detectar la presencia de células inmaduras en las leucemias agudas o células anormales en los linfomas. Por tanto, incrementa la posibilidad de un diagnóstico correcto y, por tanto, de recibir el tratamiento adecuado a tiempo.

Laboratorio más global

El doctor Ángel Molina, del departamento de Bioquímica y Genética Molecular del Hospital Clínic de Barcelona, ha afirmado que el laboratorio clínico también está experimentando una creciente globalización. Asimismo, recuerda la importancia diagnóstica de la morfología de los eritrocitos para la detección de las enfermedades hematológicas. “A pesar de la alta calidad y gran cantidad de información que proporcionan los analizadores hematológicos, el examen morfológico de la sangre periférica sigue siendo una herramienta fundamental para valorar un cuadro de anemia en un paciente”.

En este sentido, el especialista asegura que “la información aportada por la morfología eritrocitaria permite obtener una primera aproximación diagnóstica sobre la situación clínica del paciente”. También ha defendido la importancia de llegar a consensos en las pruebas de laboratorio, en los resultados de las pruebas con valores tan extremos que representan una situación de amenaza y, por tanto, es necesario que sean urgentemente notificados a los clínicos.

Por último, según las recomendaciones publicadas por el ICSH, los resultados críticos relacionados con los hallazgos morfológicos en la sangre incluirían la presencia de parásitos intraeritrocitarios. También incluiría la presencia de esquistocitos, que indican procesos relacionados con microangiopatías trombóticas.