NOTICIAS DIARIAS

Las mujeres de Mozambique, más expuestas a la contaminación

Mujeres de Mozambique
La mayoría de las mujeres de Mozambique se iluminan con lámparas de queroseno.
Medicina Preventiva y Salud Pública

Las lámparas de queroseno que usan como principal fuente de iluminación son las culpables de que las mujeres de Mozambique sufran más contaminación. Según un estudio realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), en colaboración con el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CSIM) de Mozambique afirma que las mujeres tienen un 81% más de exposición al carbono negro.

La investigación publicada en Environment International ha contado con la participación de 202 mujeres entre 12 y 49 años del distrito de Manhiça. En esta región de Mozambique la población se ilumina todavía con lámparas de queroseno, aunque algunas familias tienen electricidad. Para hacer el estudio, se analizaron los datos de contaminación del aire en el día a día de mujeres con electricidad y sin ella.

Todos los sujetos del estudio llevaron durante 24 horas, un dispositivo portátil que permitía medir su exposición personal al carbono negro. Además, respondieron a un cuestionario sobre sus hábitos domésticos y las características de su hogar. Durante un año, se midieron las cantidades de este elemento en el aire cada tres días. Los resultados mostraron una diferencia del 81% más en casas donde la iluminación era por lámparas de queroseno.

El carbono, enemigo de las mujeres de Mozambique

El carbono negro procedente de la combustión doméstica representa el 25% de las emisiones antropogénicas globales de este contaminante. Además, el 80% de estas emisiones se producen en África. Otro de los resultados del estudio es que los niveles de exposición al carbono negro de las mujeres son mucho más elevados que los de la población europea. Un 15 μg/m3 de media diaria, frente a 2,8 μg/m3

En Europa, el carbono negro se considera un indicador de contaminación atmosférica procedente del tráfico. Sin embargo, en Mozambique el 95% de la población usa combustibles no limpios para cocinar y por la falta de electricidad en todo el país se ha extendido el uso de lámparas portátiles de queroseno. “El uso de queroseno como fuente de energía se ha asociado por la tuberculosis y enfermedades respiratorias” afirma Ariadna Curto, investigadora de ISGlobal.