NOTICIAS DIARIAS

Las piezas anatómicas, fundamentales en los estudios patológicos

piezas anatómicas
Las piezas anatómicas naturales o sus reproducciones son fundamentales para el estudio de la anatomía patológica.
Anatomía Patológica

Las piezas anatómicas naturales o sus reproducciones son fundamentales para el estudio de la anatomía patológica. Según un estudio elaborado por especialistas del Instituto de Salud Carlos III, la trascendencia de la museología relacionada con la anatomía y la anatomía patológica radica tanto en la conservación de piezas anatómicas naturales o de sus reproducciones, como en la posibilidad de ofrecer un valioso material para fines didácticos e investigadores.

En este sentido, los primeros fundamentos para la enseñanza anatómica fueron los theatrum anatomicum. También los gabinetes anatómicos de las cátedras de anatomía de las facultades de medicina europeas. En siglos posteriores, le sucedieron los museos anatómicos y anatomopatológicos. Por eso, tras una época de auge durante el siglo XVIII, la mayor parte de ellos sufrieron un proceso de decadencia progresiva que llevó a la pérdida de muchos de ellos.

Por esta razón, en la actualidad, existe un creciente interés en la recuperación y puesta en valor de estas colecciones. De hecho, este trabajo muestra una aproximación histórica de su desarrollo y una revisión de la situación actual de los principales museos de España y de Europa.

Último museo en España

El último museo de anatomía patológica, construido en Valdecilla contiene más de 400 piezas macroscópicas de diversas patologías. Se agrupan en 11 secciones: sistema nervioso central y órganos de los sentidos (41 piezas); sistema hematopoyético y linfoide (23 piezas); aparato cardiovascular (28 piezas); aparato respiratorio y mediastino (35 piezas); tubo digestivo, páncreas y peritoneo (44 piezas); hígado y vesícula biliar (56 piezas); útero, ovario y mama (18 piezas); peto y placenta (9 piezas); riñón y vías urinarias (58 piezas); próstata y testículo (10 piezas); órganos endocrinos (5 piezas); piel, partes blandas y hueso (38 piezas); otros (41 piezas).

Además de disponer de una amplia colección de cardiopatías congénitas, en cada una de las secciones se pueden contemplar piezas anatómicas, su patología macroscópica y, a partir de las mismas, las causas y los mecanismos de la enfermedad. En cada sección se pueden ver diferentes patologías como malformaciones, degeneraciones y necrosis, trastornos del metabolismo, trastornos circulatorios, trastornos inmunológicos y alérgicos, patología ambiental y drogas, patología infecciosa, alteraciones regresivas (atrofia) y crecimientos reactivos (hipertrofia e hiperplasia), tumores malignos, y tumores benignos y lesiones pseudotumorales.