NOTICIAS DIARIAS

Lesiones medulares por zambullida: aumentan los ingresados

Medicina Física y RehabilitaciónTraumatología y Cirugía Ortopédica

Las lesiones medulares derivadas de una mala zambullida han provocado el ingreso de 5 personas en lo que va de verano en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, lo cual supone un incremento “significativo” respecto al año anterior, cuando solo se había registrado un ingreso por esta causa a estas alturas de verano.

Según ha informado la agencia EFE, desde junio han ingresado en el centro toledano por lesiones medulares causadas por una mala zambullida 4 varones, de 19, 22, 32 y 39 años, y una mujer de 23 años. Proceden de Valencia, Extremadura, Castilla-La Mancha y Marruecos. Esto implica un retroceso respecto al año pasado y retrotrae a las cifras de 2014 y 2015, cuando hubo 7 y 9 ingresos.

“Tenemos que intentar sensibilizar aún más a la gente”, ha declarado a la agencia Silvia Ceruelo, médica rehabilitadora en la Unidad Infanto-Juvenil del Hospital de Parapléjicos.

De acuerdo con la especialista, todas las lesiones medulares por mala zambullida son cervicales, “las más graves” dentro de las lesiones medulares, ya que afectan a las 4 extremidades, así como a órganos como el corazón, el intestino, los pulmones o la vejiga. Esto supone un cambio “muy grande” tanto para pacientes como para los familiares, que son los principales cuidadores.

Estos reciben formación por parte de enfermeras, auxiliares, terapeutas ocupacionales y celadores para aprender a sondar a los pacientes, vestirles, cómo evitar que se hagan heridas o cómo llevar a cabo los cambios posturales, entre otros aspectos. También tienen el apoyo de un equipo de psicólogos, igual que los lesionados.

«Salto seguro»

Para tratar de evitar este tipo de lesiones medulares, desde 2007 el Hospital de Parapléjicos lleva a cabo cada verano una campaña de concienciación bajo el lema “Salta seguro”. A través de redes sociales y carteles, se informa de las preguntas que deben responderse antes de una zambullida. Estas están relacionadas con:

  1. La altura desde la que se pretende saltar.
  2. Objetos que haya podido arrastrar la corriente.
  3. Técnica de salto.

“Lo primero que tiene que entrar son los brazos y mantener esa posición durante todo el salto”, ha apuntado la médica, según la cual hay que tener en cuenta la influencia de la altura en el peso del cuerpo y las probabilidades de perder técnica durante el salto. Ante cualquier duda, ha dicho. Lo mejor es no saltar.

Si, a pesar de todo, se produce un impacto por mala zambullida, lo primero que hay que hacer es sacar al afectado del agua y mantener la cabeza y el cuello en una buena posición, sobre algo rígido, hasta que lleguen los servicios sanitarios. “Nunca intentar llevarlo en vehículos propios, por muy grave que nos parezca la situación. Lo más prudente y lo que menos daño va a provocar al paciente es esperar a que vengan los profesionales”, ha concluido Ceruelo.