NOTICIAS DIARIAS

Los drones consiguen un récord en transporte sanitario

Medicina Aeroespacial

Los investigadores dicen que el logro se suma a la evidencia de que los drones pueden ser una forma efectiva, segura y oportuna de transportar muestras médicas de sitios remotos a laboratorios. "Esperamos que en muchos casos, el transporte de drones sea la opción más rápida, segura y eficiente para enviar muestras biológicas a un laboratorio desde entornos rurales o urbanos", dice Timothy Amukele, autor principal del artículo.

"Los aviones no tripulados pueden operar donde no hay carreteras y superar las condiciones que deshabilitan los vehículos con ruedas, el tráfico y otras ineficiencias logísticas que son el enemigo de los mejores diagnósticos y cuidados del paciente," dice Amukele.

El artículo subraya que los aviones no tripulados serán el mejor sistema de entrega de muestras médicas del siglo XXI.

Sobre la base del trabajo previo del equipo de Amukele, los investigadores recolectaron pares de 84 muestras de sangre en la Universidad de Arizona en Tucson, y luego las condujeron 122 kilómetros hasta un aeródromo. Una muestra de cada par se cargó en un dron comercial. El dron despegó y aterrizó en el mismo aeródromo, en un rango de prueba de drones. Las muestras voladas por dron estaban contenidas en una cámara de temperatura controlada diseñada por el equipo de Johns Hopkins.

La otra muestra de cada par se mantuvo en un automóvil en el aeródromo con enfriamiento activo para mantener la temperatura objetivo. La temperatura promedio de las muestras voladas fue de 24,8 °C (76,6 °F) en comparación con 27,3 °C (81,1 °F) para las muestras que no volaron. Entre otras precauciones, la prueba se realizó lejos de áreas pobladas en espacio aéreo restringido en un rango de prueba militar despoblado que fue limpiado de otro tráfico aéreo.

El dron estaba bajo el control de un piloto remoto certificado, que utilizaba un enlace de radio entre la computadora de a bordo del avión no tripulado y la estación de control en tierra. Las muestras fueron empacadas y transportadas de acuerdo con las directrices de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo. El avión utilizado en el estudio fue un Latitude Engineering HQ-40.