NOTICIAS DIARIAS

Los injertos de grasa en los glúteos en lugar de los implantes evitan complicaciones

Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

Según la American Society of Plastic Surgeons, gracias a las contribuciones de 2 doctores, Simeon Wall y Constantino Mendieta, sobre los conceptos de equilibrio, el tejido adiposo puede ser trasferido de las zonas de exceso a las zonas de en las que es escaso con unos resultados que implican menos complicaciones.

Puede tomarse como referencia donde hay más cantidad de tejido adiposo, la parte superior y la cara lateral del muslo, y donde hay menor, la zona de los glúteos menores. Esto hace que se adopte la forma de reloj de área: al acabar la espalda, la nalga aumenta su volumen de cadera a cadera, lo que proporciona un efecto lifting. Los resultados pueden ser bastante espectaculares aun con moderada inactividad, según esta publicación.

Esta academia insiste en que se necesita un cirujano plástico con bastante experiencia en grandes injertos de grasa. En muchas ocasiones, cada mejilla de las nalgas recibirá un litro de grasa en cada lado, lo que es bastante más cantidad de la que se pone en la cara, manos o pechos en otras intervenciones.

Una cuidadosa recolección de grasa, su aislamiento y transferirla a otra zona es necesario para maximizar la toma de injertos y evitar nódulos y quistes líquidos. Cuando esta técnica se hace bien, la retención de grasa del glúteo debe ser alrededor del 70%. Luego, lo normal sería que, a los 4 meses, cualquier célula de grasa se mantuviera.

Los injertos de grasa y la técnica de la transferencia para la remodelación corporal han superado la ciencia básica del procedimiento, pese a que queda mucho por hacer para entender la biología de la grasa, la cicatrización de las heridas y los efectos reales de la transferencia de células madre periféricas como parte del procedimiento.