NOTICIAS DIARIAS

Los niños de 7-12 años son los que más sufren otitis de piscina

El servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Manises ha asegurado que los menores de entre 7 y 12 años son los más propensos a sufrir otitis de piscina
La otitis externa difusa es una de las dolencias más habituales durante el verano, que afecta principalmente a niños.
Otorrinolaringología

El servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Manises ha asegurado que los menores de entre 7 y 12 años son los más propensos a sufrir otitis de piscina. Esta es una enfermedad que se produce por una inflamación en el conducto auditivo externo y es la principal causa de consultas al otorrino durante el verano.

La otitis externa difusa es una de las dolencias más habituales durante el verano, que afecta principalmente a niños. Esta es una inflamación que se produce por la infección de oído cuando se expone de forma continuada a hongos y bacterias que están presentes en el agua. Por ello, es importante conocer las medidas que se deben tomar para que los menores no sufran esta enfermedad.

Consejos para evitar la otitis de piscina

Por este motivo, el Hospital de Manises ha lanzado una serie de consejos útiles para cualquier edad. El primero consiste en utilizar tapones y gorros, así como nadar por la superficie del agua y limitar el tiempo de buceo o inmersión. Después del baño es importante secarse bien los oídos con una toalla. En el caso de que siga habiendo agua en el conducto, es recomendable inclinar la cabeza para drenar el agua.

Por otra parte, para eliminar el agua que se ha quedado retenida, desde el hospital recomiendan utilizar unas gotas. En el caso de molestias en los oídos, es necesario evitar la entrada de agua eliminando los baños y consultar con un especialista. Además, también aconsejan evitar los bastoncillos y espray, ya que puede alterar el PH de la piel del conducto y reducir los mecanismos de defensa. Por lo tanto, si estos mecanismos disminuyen es más fácil sufrir una infección de oído como la otitis.

Por último, aseguran que cuando aparecen los síntomas como dolor, enrojecimiento del conducto o fiebre es necesario acudir a un otorrino. Este especialista curará la infección y podrá prevenir posibles recaídas que puedas sufrir el paciente.