NOTICIAS DIARIAS

Los probióticos mejoran el síndrome del intestino irritable

síndrome del intestino irritable
Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud.
Cirugía General y del Aparato Digestivo

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud. No obstante, es necesario identificar la cepa adecuada para cada patología y demostrar su eficacia y seguridad mediante estudios. De hecho, la doctora Encarnación Arriza, directora médica del Grupo Farmasierra, destaca que “precisamente el Alflorex para colon irritable es un ejemplo de eficacia y seguridad en la mejora del SII, avalado por 15 años de investigación y más de 150 publicaciones científicas y presentaciones internacionales”.

Este probiótico demuestra una mejora significativa de los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII), disminuyendo el dolor o la molestia abdominal, la hinchazón o distensión y/o la dificultad en movilidad intestinal, mejorando. Según datos de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), el SII afecta a entre un 10 y un 20% de la población, más frecuentemente a mujeres, y con una mayor prevalencia entre los 20 y 50 años. Este trastorno gastrointestinal, también conocido como colon irritable se caracteriza por episodios de dolor abdominal y cambios en los hábitos intestinales, como estreñimiento, diarrea, distensión abdominal, hinchazón y/o flatulencia.

El intestino irritable es el trastorno gastrointestinal más frecuentemente diagnosticado y la segunda causa de absentismo laboral tras el resfriado común. Solo un 15% de los afectados consultan a un médico ante la manifestación de síntomas y existe un gran desconocimiento en torno a la enfermedad.

Hábitos saludables

No existe ningún tratamiento curativo para el síndrome del intestino irritable. Sin embargo, se pueden distinguir 2 tipos de abordajes, uno mediante actuación en los hábitos de vida y otro desde el punto de vista farmacológico. En el primero se deben seguir una serie de recomendaciones como evitar el consumo de alcohol y tabaco, realizar 5 comidas al día y dedicarle, al menos, 20 minutos a cada una.

Por otro lado, respecto al tratamiento terapéutico, varios estudios demuestran que los probióticos tienen eficacia en esta patología. No obstante, el especialista indicará cuál es el adecuado según los síntomas que se presenten, que pueden ir desde la ingesta de fibra, los laxantes, si existe predominio de estreñimiento, los antidiarreicos o incluso, en ocasiones, hay que recurrir a antidepresivos o ansiolíticos.

Síndrome del intestino irritable

La doctora Arriza ayuda a detectar los síntomas para reconocer este síndrome y acudir al especialista médico ante cualquier duda:

  1. Dolor abdominal acompañado de cambios en la frecuencia y/o consistencia de las deposiciones, presentando episodios de diarrea o estreñimiento.
  2. El dolor abdominal puede ser difuso o localizado, de moderada intensidad, que se alivia tras la defecación.
  3. Este dolor abdominal respeta el sueño y suele relacionarse su comienzo con la ingesta de algún alimento.
  4. Presencia de moco en las heces.
  5. Sensación de no quedar satisfecho tras la defecación.
  6. Escape de las heces (incontinencia fecal).
  7. Dolor anal.
  8. Saciedad precoz al comer.
  9. Náuseas, vómitos, dolor torácico o flatulencias.
  10. Los síntomas empeoran tras alteraciones psicológicas como ansiedad, depresión, angustia y eventos estresantes.
  11. Existen otros síntomas extraintestinales que pueden acompañar al síndrome del intestino irritable. Es el caso de reglas dolorosas, dolor de cabeza, molestias al orinar, dolores musculares y óseos y cansancio.