NOTICIAS DIARIAS

Los trastornos de la voz pueden beneficiar a los políticos

Otorrinolaringología

La percepción del carisma de los políticos está íntimamente ligada a su capacidad oratoria; sin embargo, un reciente estudio de la Universidad Nueva Sorbona de París sugiere que algunos trastornos de la voz podrían resultar beneficiosos para ganar en intención de voto.

El estudio se basa en los casos del exlíder del partido italiano Lega Nord, Umberto Bossi, cuyas cuerdas vocales quedaron paralizadas tras un ictus y Lula da Silva, expresidente de Brasil, que vio disminuida la funcionalidad de su laringe por un cáncer de garganta. Ambos presentaban:

  1. Ronquera.
  2. Disminución del tono.
  3. Rango vocal reducido.
  4. Velocidad de discurso ralentizada.
  5. Dificultad en la modulación del tono.

Rosario Signorello y Didier Demolin escogieron como oyentes a una serie de voluntarios de habla francesa, incapaces de entender el contenido semántico y verbal de los discursos en portugués e italiano. De esta manera su evaluación acústica se ceñó completamente a los estímulos vocales.

Los resultados, presentados durante la 174.ª reunión de la Acustical Society of America, muestran cómo los voluntarios percibían a Bossi como un orador “positivo, entusiasta y encantador” antes de su accidente cerebrovascular. Sin embargo, al escuchar el tono plano y sin modulación que le confería su trastorno de la voz, los voluntarios percibieron al italiano como un político “sabio y competente”.

Al preguntar qué voces votarían, la preferencia por los políticos con trastornos de la voz fue significativa. “Los franceses no querían votar por alguien que fuera fuerte y autoritario, o percibido como una versión joven de un líder; preferían la voz que identificaban con una persona de más edad”, resumen Demolin y Signorello. Los autores ya plantean desarrollar el mismo experimento enfocado a mujeres dedicadas a la política.

“Es imposible hallar la receta de la voz perfecta, ya que el carisma es un fenómeno social difícil de evaluar y sujeto a las tendencias”, consideran. No obstante, los resultados del estudio podrían contribuir a mejorar los ejercicios de rehabilitación de pacientes con trastornos del habla dedicados a la política, la docencia o puestos públicos.