NOTICIAS DIARIAS

Los trastornos del sueño afectan a un 45% de la población mundial

Neurología. Neurocirugía

Según ha informado el grupo, los trastornos del sueño más comunes son el insomnio, la hipersommolencia, las parasomnias (sonambulismo, terror nocturno, alimentación nocturna), el síndrome de piernas inquietas, los trastornos del sueño REM, la narcolepsia, la privación del sueño y la apnea. “La mitad de los trastornos son de origen respiratorio y el resto es un cajón desastre en el que destaca el insomnio crónico”, apunta el especialista, quien señala a las nuevas tecnologías como uno de los factores externos que afectan al sueño.

“Los trastornos del ritmo circadiano cada vez están más relacionados con el desfase horario que sufren los jóvenes debido al uso de las pantallas, tanto de móviles como de ordenadores y tablets”, afirma.

Tal y como recuerda Téllez, “está comprobado que la luz de color azul activa los circuitos cerebrales obstaculizando el sueño”, por lo que se han puesto en marcha iniciativas para disminuir la iluminación de este tipo de dispositivos “en pro de la salud”. “El sueño es determinante para la calidad de vida. Cuando este es deficitario o de mala calidad, pueden presentarse múltiples y diversos síntomas”, subraya.

En ese sentido, comenta que esos síntomas pueden ser desde fatiga diurna hasta alteraciones del humor, como irritabilidad, disforia, tensión, indefensión o incluso estado de ánimo deprimido. Además, los afectados pueden referir quejas somáticas gastrointestinales, respiratorias, cefaleas, mialgias o dolores no específicos.

Proyecto SueñOn®

Teniendo en cuenta que dormir menos de 5 horas multiplica por 4 el riesgo de muerte en los hospitalizados, las Clínicas IMQ se han adherido al Proyecto SueñOn® (liderado por el Instituto de Salud Carlos III a través de la Unidad de Investigación en Cuidados de Salud) para promover el descanso de estas personas. El primer paso ha sido realizar una autoevaluación de los factores de luminosidad, ruido, aparataje médico, infraestructuras, profesionales y cuidados asistenciales, estableciéndose, de esta manera, las acciones de mejora más apropiada para cuidar el sueño de los pacientes.

Con motivo del Día Mundial del Sueño, el Hospital Clínico Universitario de Valencia ha hecho balance de la segunda edición del grupo de tratamiento del insomnio, que ha terminado esta semana. “Se busca paliar el desconocimiento que la mayoría de las personas tienen sobre el dormir, una función de nuestro organismo que ocupa un tercio de nuestra vida”, señala el doctor Manuel de Entrambasaguas, especialista del Servicio de Neurofisiología del Hospital Clínico y coordinador de estas terapias, que se realizan en grupo.

Según ha informa la Generalitat Valenciana, la Unidad del Sueño de dicho hospital ha atendido desde 2013 a cerca de 600 personas. “Aunque se desconocen con exactitud todas las funciones del sueño, algunas de ellas se han descubierto en los últimos años. Se sabe, por ejemplo, que durante el sueño profundo ocurre una limpieza del cerebro por parte del líquido cefalorraquídeo, a través de un lavado en profundidad que ayuda a eliminar productos de desecho del metabolismo cerebral, como algunos tipos de proteína cuya presencia se relaciona con la demencia tipo alzhéimer”, explica.

“Dormir también podría ayudar a superar las vivencias desagradables. Se sabe que las personas que duermen bien tienen mayor facilidad para procesar situaciones emocionales difíciles que quienes padecen insomnio. Quienes han sufrido un impacto emocional negativo y han dormido después también tienen mayor facilidad para superarlo que quienes no lo han hecho. Dormir también ayuda a la consolidación de la memoria, la solución de problemas y la creatividad”, destaca.