NOTICIAS DIARIAS

Mantener el empleo en la hemodiálisis disminuye la mortalidad

Los pacientes que mantuvieron su empleo durante la hemodiálisis tienen un índice de supervivencia más alto
Los pacientes que mantuvieron su empleo en la HD tuvieron un índice de mortalidad más bajo y tasas de trasplante más altas.
Medicina del TrabajoNefrología

Mantener el empleo durante la hemodialisis (HD) se asocia con una mayor supervivencia, según un artículo publicado en el Clinical Kidney Journal. El estudio fue realizado por los expertos de la Universidad de Fudan en Shanghai, quienes evaluaron el empleo en 496 989 pacientes que iniciaron hemodiálisis de mantenimiento entre 2006 y 2015.

En la investigación establecieron las relaciones entre el paciente y las características en cuanto al servicio y empleo de diálisis. Los expertos descubrieron que el 26% de los pacientes estaba trabajando en los 6 meses anteriores al inicio del tratamiento. Mientras que el 15% seguía trabajando en el momento del inicio del HD.

Resultados del estudio

Sin embargo, en el trascurso de los años estos datos fueron variando. Las personas que mantuvieron su empleo hasta el pre-HD, es decir, 6 meses antes, disminuyó del 29% en 2006 al 23% en 2014. Además, el porcentaje de personas que siguieron trabajando durante la HD aumentó del 57% en 2006 al 64% en 2015.

Sin embargo, no todos los pacientes podían permitirse mantener el empleo durante el tratamiento. Algunos de los pacientes que perdieron el trabajo fueron las personas mayores, las mujeres, aquellos que tenían menos comodidades o los que vivían en zonas con un nivel de ingresos bajo. Por este motivo, el mantenimiento del empleo se relacionó con las facilidades que ciertas personas tenían en cuanto ha mejores puestos de trabajo. También se asoció con la disponibilidad de diálisis después de las 5 de la tarde o la capacidad de recibir diálisis en el hogar.

Por lo tanto, el estudio concluyó que los trabajadores que mantuvieron su empleo durante los 6 meses anteriores a la HD tuvieron un índice de mortalidad más bajo y unas tasas de trasplante más altas. Por el contrario, estos indices fueron diferentes en pacientes que se quedaron sin empleo, ya que obtuvieron peores resultados.