NOTICIAS DIARIAS

Mayores de 65 años con insuficiencia cardiaca tienen diabetes

insuficiencia cardiaca
La confluencia de la insuficiencia cardiaca y la diabetes cada vez es más frecuente.
Cardiología. Cirugía CardiovascularEndocrinología y NutriciónMedicina Familiar y ComunitariaMedicina Interna

La confluencia de la insuficiencia cardiaca y la diabetes cada vez es más frecuente. Según la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) esa prevalencia se debe a cuestiones fisiopatológicas y al aumento de la edad de los pacientes. De hecho, los especialistas recuerdan que la diabetes favorece el desarrollo de la insuficiencia cardiaca y empeora su pronóstico. Por su parte, la insuficiencia cardiaca condiciona el tratamiento de la diabetes.

La prevalencia general de la diabetes en los pacientes con insuficiencia cardiaca se sitúa entre el 35 y el 45%. Además, los pacientes mayores de 75 años tienen el doble de riesgo para desarrollar insuficiencia cardiaca es la principal causa de hospitalización en mayores de 65 años, casi la mitad de ellos padecen también diabetes mellitus. Asimismo, los pacientes con diabetes tienen 5 veces más riesgo de ser hospitalizados por insuficiencia cardiaca.

Primera reunión conjunta

La Sociedad Española de Medicina Interna ha celebrado en Madrid la primera reunión conjunta de insuficiencia cardiaca y diabetes a la que han asistido más de un centenar de profesionales de las 2 áreas médicas. Su objetivo se ha centrado en intercambiar información científica y debatir sobre aspectos novedosos entre expertos de estas 2 patologías.

En este sentido, el doctor Álvaro González ha incidido en que “queremos actualizar el conocimiento del manejo de ambas enfermedades”. Para ello, han compartido las últimas evidencias presentadas y remarcado las relaciones existentes entre ambas enfermedades. Y es que ambas patologías son frecuentes en pacientes de más de 75 años. Suele darse, sobre todo, en aquellos que presentan sobrepeso y múltiples patologías como la hipertensión arterial, la fibrilación auricular, la anemia o la enfermedad renal crónica.

De hecho, es frecuente que este tipo de personas presenten “una alta tendencia a sufrir descompensaciones que impliquen su hospitalización y que las enfermedades supongan un impacto importante en calidad de vida y en la reducción de su capacidad funcional”, ha señalado el doctor González.

Abordaje conjunto

El reto actual es lograr un abordaje integral de los pacientes. Para ello, debe tener en cuenta que la diabetes genera en la insuficiencia cardiaca, como un peor pronóstico y un empeoramiento de la función renal. Además, el doctor Francisco Javier Carrasco, ha recordado que “el tratamiento hipoglucemiante debe ser minuciosamente revisado en estos casos”. A su juicio, hay fármacos contradictorios en insuficiencia cardiaca, fármacos con seguridad no aclarada, fármacos neutros y fármacos beneficiosos”.

En este sentido, los médicos internistas son los profesionales sanitarios que tratan frecuentemente a los pacientes que presentan ambas enfermedades. Ello se debe a que la insuficiencia cardiaca es la principal causa de ingreso hospitalario en los Servicios de Medicina Interna. También supone la mitad de que estos pacientes presenten diabetes.  Así, según ha comentado el doctor Francisco Javier Carrasco, “la visión integral y global que caracteriza a la Medicina Interna capacita al internista para el abordaje de estos pacientes”.

Por último, el doctor Álvaro González ha añadido que “los avances en el conocimiento de los procesos fisiopatológicos implicados en ambas enfermedades están permitiendo descubrir nuevas dianas terapéuticas y nuevos fármacos que están suponiendo una revolución en el manejo de este perfil de pacientes, logrando una reducción de la mortalidad cardiovascular y beneficios netos no logrados hasta ahora con los fármacos disponibles”.