NOTICIAS DIARIAS

Médicos de Madrid denuncian el deterioro de la sanidad pública

Última hora

El deterioro de la sanidad pública preocupa a los médicos de Madrid que han pedido al Defensor del Pueblo que interceda ante el Estado y la Comunidad de Madrid por la “falta de inversión, la sobrecarga asistencial y la pérdida de derechos laborales que sufren los facultativos en la capital.

Tal y como informa la agencia EFE, Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, y Carlos Castaño, presidente de la Asociación de Facultativos de Madrid (AFEM), han presentado en la sede del Defensor del Pueblo una carta que han suscrito 13.116 médicos. Ezquerra ha asegurado que los médicos “llevan mucho tiempo pidiendo respeto y mejoras en la sanidad”.

En su opinión, “es inconcebible que la Comunidad de Madrid, que se autodefine como la locomotora del sistema sanitario nacional, tenga gasto sanitario por habitante y año en sanidad a la cola de las comunidades autónomas”. Julián Ezquerra ha recordado que la sanidad de Madrid está en el puesto 19, de los últimos de España.

El deterioro de la sanidad pública ha provocado la pérdida de “miles de profesionales”, ha lamentado Ezquerra. Los médicos de Madrid denuncian que se ha producido un “deterioro de la sanidad pública ante la sobrecarga asistencial tremenda que sufren los facultativos”. En este sentido, el líder del sindicato AMYTS confía en que el Defensor del Pueblo “actúe y obligue a la Consejería de Sanidad, a la Comunidad de Madrid, a mantener un diálogo claro con los médicos”.

Por su parte, el representante de AFEM ha exigido que el deterioro de la sanidad pública se ataje y los médicos de Madrid recuperen los derechos laborales perdidos. Carlos Castaño ha destacado que en España hay 3 camas por cada 1.000 habitantes frente a las 5,6 por cada 1.000 que hay en el resto de países de Europa.

El portavoz de AFEM ha lamentado la “lacra de la privatización” de algunos centros “que se lleva un presupuesto fijo por contrato detraído de los presupuestos del resto de los madrileños”. Castaño ha criticado que “el número de puestos de médicos es cada vez menor y cada vez es mayor la sobrecarga asistencial, que llega a ser incompatible con el buen hacer del médico”.