NOTICIAS DIARIAS

Medidas contra las agresiones a médicos no frenan el problema

Las medidas contra las agresiones a médicos aún no han dado sus frutos.
El Observatorio Nacional de Agresiones alerta del repunte de la violencia física y verbal hacia los médicos.
Última hora

Las medidas contra las agresiones a médicos no han frenado este problema. Así lo ha asegurado José Alberto Becerra, coordinador del Observatorio Nacional de Agresiones. Este organismo, dependiente de la OMC (Organización Médica Colegial), ha mostrado su preocupación ante el repunte de las agresiones. El observatorio señala que las agresiones físicas y verbales a los médicos durante el primer semestre del año siguen en alza.

José Alberto Becerra considera que las medidas contra las agresiones a médicos no han tenido aún el resultado esperado. Becerra, que también es secretario del Colegio de Médicos de Badajoz, asegura que no se ha logrado frenar el problema. Medidas como la modificación del Código Penal o la incorporación del interlocutor policial-sanitario no han dado todavía sus frutos, según el coordinador del observatorio.

En opinión de Becerra, la meta debe ser crear una ley específica contra agresiones en el sector sanitario. Esta normativa debería incluir, según señala, medidas preventivas y asistenciales. La nueva norma debe incluir todos los ámbitos de actuación posibles. El objetivo prioritario “es frenar por fin estas agresiones físicas y verbales”, afirma Becerra.

Entre las causas que inciden en el incremento de las agresiones está el déficit de médicos o las acumulaciones de consultas. El coordinador del observatorio explica que estas situaciones llevan a una pérdida de la calidad asistencial y hacen que el paciente se impaciente. En el caso concreto de Extremadura, Becerra señala que la relevancia de las agresiones físicas es menor en relación con otras autonomías. Sin embargo, los insultos y las vejaciones sí continúan.

“No se puede bajar la guardia y hay que seguir luchando en este sentido”, ha destacado.

José Alberto Becerra considera que este tipo de situaciones se resuelven mejor si el médico afronta un número diario de operaciones y de consultas óptimo.