NOTICIAS DIARIAS

Mezclar opioides con marihuana genera problemas mentales

Mezclar opioides con marihuana
Los adultos que toman opioides recetados contra el dolor intenso tienen más probabilidades de tener problemas de ansiedad, depresión y abuso de sustancias si también consumen marihuana
Psiquiatría

Mezclar opioides con marihuana genera problemas mentales graves. Es la conclusión a la que ha llegado Andrew Rogers, estudiante de doctorado, de la Universidad de Houston. El investigador descubrió, tras el trabajo publicado en el Journal of Addiction Medicine, que los adultos que toman opioides recetados contra el dolor intenso tienen más probabilidades de tener problemas de ansiedad, depresión y abuso de sustancias si también consumen marihuana.

En este sentido, Andrew Rogers recuerda que, dado que el cannabis tiene propiedades analgésicas, algunas personas recurren a él para controlar su dolor. De hecho, este especialista se centra en la intersección del dolor crónico y el uso de opioides e identifica los mecanismos psicológicos subyacentes como la sensibilidad a la ansiedad, la regulación de las emociones o la ansiedad relacionada con el dolor.

Estudio

Rogers encuestó a 450 adultos en Estados Unidos que habían experimentado dolor moderado a intenso durante más de 3 meses. El estudio reveló no solo síntomas elevados de ansiedad y depresión, sino también el uso de tabaco, alcohol, cocaína y sedantes entre los que agregaron cannabis, en comparación con los que usaron opioides solos. Además, se informó aumento de la reducción del dolor.

Los opioides siguen siendo la clase de medicamentos más recetados.

El uso indebido de opioides supone un importante problema de salud. Además, está asociado con una serie de resultados negativos. No obstante, a pesar de los esfuerzos para frenar esta epidemia creciente, los opioides siguen siendo la clase de medicamentos más recetados. A menudo se usan para tratar el dolor crónico, a pesar de los riesgos. Sin embargo, el dolor crónico sigue siendo un factor importante para comprender esta epidemia.

Asimismo, Rogers reconoce que “ha habido mucha expectativa de que tal vez el cannabis sea la alternativa nueva o más segura a los opioides”. Por ello, recuerda que “eso es algo que queríamos investigar”. Por último, señala que los hallazgos resaltan una población vulnerable de usuarios de polisustancias con dolor crónico e indica la necesidad de una evaluación y tratamiento más exhaustivo del dolor crónico.