NOTICIAS DIARIAS

Microelectrodos de carbono mejoran la estimulación espinal

Diseñan microelectrodos de carbono que mejoran la técnica de estimulación intraespinal.
Investigadores del Hospital Nacional de Parapléjicos crean microelectrodos de carbono que mejoran la estimulación de la médula espinal.
Ciencia y Tecnología

Científicos del Hospital Nacional de Parapléjicos han diseñado microelectrodos de carbono que mejoran la estimulación de la médula espinal. El Laboratorio de Reparación Neural y Biomateriales del Hospital de Parapléjicos ha comprobado su utilidad en ratones. Tal y como explica EFE, estos electrodos están fabricados con microfibras de carbono y mejoran las características de los realizados con aleaciones metálicas. Además, ofrecen mejores resultados a la hora de estimular la médula espinal y generar movimiento de grupos musculares.

El Hospital Nacional de Parapléjicos ha desarrollado estos microelectrodos de carbono para estimular las neuronas que controlan el tríceps. Para comprobar su eficacia probó estos electrodos en ratas anestesiadas, indica EFE. Tal y como indica, la utilidad de estos microelectrodos se midió mediante la electromiografía y la cinemática. La primera de estas técnicas permite detectar y medir la actividad eléctrica del músculo. La cinemática, por su parte, analiza el movimiento de la extremidad mediante cámaras de alta velocidad.

El investigador Hugo Vara ha explicado que estas microfibras tienen 2 ventajas principales:

  1. Un tamaño más pequeño (7 micras de diámetro).
  2. Mayor flexibilidad que los electrodos metálicos.

Los microelectrodos tienen una limitación debido a su reducido tamaño, ya que este merma sus propiedades de conducción eléctrica. Para solucionar este inconveniente, los microelectrodos de fibra de carbono fueron previamente recubiertos de una capa fina de un polímero conductor. En la investigación se pudo comprobar que los electrodos de microfibra de carbono son muy efectivos para activar motoneuronas espinales específicas.

Proyecto Neurofibres

La microestimulación intraespinal se ha posicionado como una alternativa novedosa para la rehabilitación de funciones motoras. Esta técnica, explica EFE, activa las neuronas de la médula espinal que controlan la funcionalidad de fascículos musculares concretos. Para ello es necesario aplicar corrientes eléctricas a las neuronas a través de microelectrodos que deben ser implantados en el tejido nervioso de la médula espinal.

Este trabajo forma parte del proyecto europeo Neurofibres que coordina Jorge Collazos. Esta iniciativa se dirige al desarrollo de microfibras electroconductoras biofuncionalizadas para el tratamiento de la lesión de la médula espinal. El proyecto cuenta con un presupuesto de 5 millones de euros. Es uno de los 12 elegidos por la Comisión Europea dentro del programa para promover tecnologías emergentes del futuro (Programa FET).