NOTICIAS DIARIAS

Micropigmentación mamaria: 350 casos al año en el Ramón y Cajal

Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

La micropigmentación mamaria consiste en un tatuaje que reproduce la aureola y pezón extirpados y, a diferencia de los tatuajes habituales, se hace en la piel a menor profundidad y usando una pomada anestésica, explica el centro. La micropigmentación, realizada por un equipo de Enfermería, emplea tonos marrones y rojizos que imitan el color de las areolas y buscan un resultado armónico con la piel de la paciente.

Hace 7 años, el servicio de cirugía plástica del hospital puso en marcha la micropigmentación mamaria en la unidad. Los expertos en el método forman a otros centros de España y se han convertido en unidad de referencia en reconstrucción de aureola en pacientes mastectomizadas.

"La micropigmentación mamaria es la mejor técnica que se puede ofrecer a al paciente con cáncer de mama, el mejor tratamiento que hoy en día puede recibir tras haber sufrido esta enfermedad", asegura el jefe de cirugía plástica del hospital, Pablo Benito.

La micropigmentación mamaria puede hacerse durante la intervención de mastectomía o con posterioridad. En ambos casos, el proceso finaliza con la creación de un nuevo pezón y areola con el consiguiente beneficio sobre todo psicológico para la paciente, según explican los expertos.

El centro subraya que, en la primera cita, la enfermera hace una valoración de la paciente, una prueba de sensibilidad a los pigmentos y se lleva a cabo el consentimiento informado. En una segunda cita se selecciona el color, así como el diseño y la técnica. Al final del proceso se le da a la paciente una serie de recomendaciones, y es a los 6 meses cuando se lleva a cabo una tercera cita, con el fin de ver el resultado y valorar posibles retoques de la pigmentación.