NOTICIAS DIARIAS

Moverse reduce la muerte en personas cognitivamente frágiles

Moverse reduce un 36% el riesgo de muerte en personas mayores cognitivamente frágiles, según un estudio reciente.
El ejercicio tiene múltiples efectos positivos, según diversos estudios.
GeriatríaMedicina del DeporteMedicina Preventiva y Salud PúblicaNeurología. Neurocirugía

Moverse reduce un 36% el riesgo de muerte en personas mayores cognitivamente frágiles. Así lo confirma un estudio internacional que lidera la Universidad de Granada (UGR). En la investigación han participado la Universidad Autónoma de Madrid, el Instituto de Alimentación IMDEA, el Centro de Investigación Biomédica en Red Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y la Northeastern University (Estados Unidos).

Según recoge la agencia EFE, la fragilidad cognitiva se caracteriza por la presencia simultánea de deterioro cognitivo y fragilidad física. Las personas afectadas tienen mayor riesgo de muerte que quienes padecen el deterioro físico o cognitivo por separado. Se ha demostrado que el ejercicio puede retrasar esos deterioros. Sin embargo, no se había estudiado el efecto de moverse sobre la mortalidad de personas con fragilidad cognitiva.

Para estudiar esa relación, los investigadores diseñaron un estudio con 3677 personas no institucionalizadas de 60 años o más. Se realizó un seguimiento de más de 14 años. Los resultados mostraron una asociación entre la inactividad y el riesgo de mortalidad. Asimismo, se constató que moverse puede disminuir la probabilidad de muerte en un 36% en las personas con fragilidad cognitiva.

Moverse aumenta la supervivencia

De acuerdo con el estudio, la prevalencia de la inactividad física era del 65% entre las personas con fragilidad cognitiva. Estas, además, vivían casi 7 años menos que las personas activas y robustas. Partiendo de estos datos, los autores concluyen que moverse puede incrementar la supervivencia. Por eso, consideran “crucial” la promoción del ejercicio entre dicho grupo de población.

En ese sentido, los investigadores hacen un llamamiento a las instituciones relacionadas con la Salud Pública para que apuesten por el ejercicio terapéutico. En todo caso, reconocen que es necesario hacer más estudios longitudinales y experimentales para esclarecer la importancia de moverse para reducir la mortalidad en individuos cognitivamente frágiles. Los resultados se han publicado en Mayo Clinic Proceedings.