NOTICIAS DIARIAS

NanoFungi, un proyecto español contra Aspergillus fumigatus

Medicina Interna

NanoFungi es el nombre que ha recibido un proyecto de investigación de crowdfunding propuesto por la Universidad de Zaragoza con el objetivo de hacer frente al hongo Aspergillus fumigatus. La iniciativa ha sido lanzada por la plataforma pública Precipita para promover la financiación colectiva de la ciencia, desarrollada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

A través del proyecto NanoFungi, Ramón Hurtado-Guerrero, investigador de la Universidad de Zaragoza, busca solucionar el problema de las resistencias a los tratamientos antifúngicos, especialmente, en pacientes inmunodeprimidos que se encuentran en el ámbito hospitalario. El objetivo mínimo de donaciones del proyecto son 5.000 euros y la óptima, 25.000 euros. La cantidad mínima cubriría los gastos de material fungible, medios de cultivo y reactivos de laboratorio.

Los anticuerpos de llama, mamífero doméstico de Sudamérica, podrían atacar de manera selectiva a las proteínas esenciales de la pared celular de Aspergillus fumigatus. Dicha metodología es novedosa y eficaz y podría utilizarse contras otras cepas fúngicas más infecciosas, según sugiere la Universidad de Zaragoza en una nota de prensa.

Actualmente, se estima que las enfermedades fúngicas afectan a más de 2 millones de personas en el mundo, unas cifras que podrían provocar más muertes anuales que la tuberculosis o la malaria. El objetivo de este proyecto es encontrar fármacos antifúngicos alternativos a los existentes mediante el uso de anticuerpos selectivos centrados en una enzima de la pared celular fúngica, que los expertos consideran que podría ser una de las mejores dianas terapéuticas.

La investigación pretende solucionar el problema de las resistencias a los tratamientos antifúngicos a través de la eliminación de una enzima esencial de la pared celular fúngica que se ha descrito como buena diana terapéutica. El proyecto NanoFungi ha comenzado este mes y finalizará en febrero de 2018. Si el proyecto tuviera éxito, los pacientes tendrían un nuevo tratamiento efectivo en ciertas enfermedades infecciosas.