Cuando otros miembros del personal se dieron cuenta de que el suministro de óxigeno había cesado, lo arreglaron, con lo que salvaron a otros bebés ingresados. El primer ministro del estado de Chhattisgarh, Raman Singh, es quien ha ordenado la investigación, y ha negado que las muertes se debieran a una escasez de oxígeno.

"Había un problema debido a un empleado borracho, pero los suministros de oxígeno de los bebés se estabilizaron de inmediato", afirma el primer ministro. El jefe de servicios de salud de Chhattisgarh, Subrat Sahu, ha declarado a la emisora ??estatal All India Radio que las muertes de los pequeños se debieron a enfermedades y no a una falta de oxígeno.

El jefe de servicios mantiene que no se ha registrado ninguna caída en la presión de oxígeno y que el sistema de respaldo estaba en su lugar. El operador fue suspendido de sus funciones y arrestado por la policía, según informa el gobierno indio. Esta noticia llega cuando aún el país no se ha recuperado del incidente que se cobró la vida de 60 bebés, fallecidos entre el 7 y 11 de agosto en un hospital del gobierno en la ciudad norteña de Gorakhpur por varias razones que incluían encefalitis y falta de oxígeno.