La Audiencia Provincial de Madrid ha declarado que las transfusiones llevadas a cabo por Fuentes no pueden considerarse delito porque se trata de sangre y no de un medicamento. Sin embargo, la jueza encargada de la sentencia que condenaba a Fuentes en primera instancia no permitió que se entregaran las bolsas de sangre al laboratorio antidopaje de Barcelona.

Este dictamen ha sido modificado por la Audiencia Provincial de Madrid y ha ordenado que las 200 bolsas procedentes de la Operación se entreguen a la Agencia Mundial Antidopaje, a la Real Federación Española de Ciclismo, al Comité Olímpico Italiano y a la Unión Ciclista Internacional.

Dichas bolsas contienen muestras de sangre, hematíes y plasma de los deportistas que formaron parte de la trama de dopaje de Fuentes. Fueron 5 ciclistas los suspendidos tras la operación y la nueva sentencia puede provocar que se conozcan más nombres. No obstante, 10 años después ya no es posible aplicar una sanción.

En la antigua sentencia no se permitió la entrega de las 200 bolsas pues los afectados argumentaban que se trataba de un hallazgo casual y de una violación a su derecho a la intimidad. La Audiencia Provincial de Madrid ha desmontado estas pretensiones y defiende que su objetivo es luchar contra el dopaje y evitar futuros delitos.