A nivel global, las enfermedades del corazón y los ataques cardiacos constituyen casi un 50% (17 millones) de muertes por enfermedades no transmisibles, y se calcula que esta cifra alcanzará los 23 millones en el año 2030. La amenaza es incluso mayor en China donde se puede observar un crecimiento constante de las enfermedades cardiovasculares y de sus factores de riesgo, y donde esta condición representa un 45% del total de muertes.

Según un estudio realizado en China en 2014, el número de hospitalizados por infartos de miocardio con elevación del segmento ST pasó de constituir un 3,7 de cada 100.000 en 2001 a un 15,8 de cada 100.000 en 2011. Se considera que este tipo de infartos son de los más mortales y de los más sensibles al factor tiempo. El estudio también concretó que representan el 80% de los infartos totales en China.

Un profesor de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte asegura que existen terapias altamente efectivas que mejoran la condición del paciente y reducen la probabilidad de eventos recurrentes. Argumenta que el problema reside en la falta de adherencia a las pautas establecidas.

El memorándum de entendimiento durará 3 años y permitirá el desarrollo e implementación de un sistema que mejore la calidad del cuidado de los infartos más perjudiciales para la población china. El objetivo es que se alcancen mejoras notables y eficientes en el sistema de prestación de servicios y cuidados de este tipo de patologías.