Las agresiones a médicos por parte de pacientes o familiares, pese a que los facultativos tienen rango de autoridad pública, son cada vez más habituales en los centros sanitarios de la Comunidad Valenciana. Para paliar esta situación, se ha creado una nueva aplicación en el teléfono móvil que, a través de un “botón del pánico”, alertará a la Policía Nacional de estas amenazas y agresiones, según ha recogido en un comunicado la agencia EFE.

Esta iniciativa, que en un plazo de 2 a 3 meses podrán tener los facultativos valencianos, se suma a otras de las que ya disponen como pueden ser los botones de emergencias situados en su mesa de trabajo u ordenador que pueden pulsar cuando se ven en una situación de peligro. Pedro Juan Ibor, vicepresidente del Colegio de Médicos de Valencia, ha explicado que se trata de una medida nacional que está en fase de prueba y que nació de un acuerdo entre el Consejo General de Médicos y los ministerios de Sanidad y del Interior.

Este acuerdo permite establecer dentro de la institución policial la figura del interlocutor policial sanitario: agente designado a nivel local, autonómico o provincial que está en contacto con la entidad colegial y es informado de dónde están los “puntos calientes” en que se producen más agresiones a médicos. Y es que solo en la provincia de Valencia se han registrado desde el 16 de marzo de 2018 un total de 23 agresiones a médicos y 15 de ellas se han denunciado, a través de una nueva plataforma incluida en la web del Colegio Oficial de Médicos de Valencia.

Alertcops

En este sentido, se trata de un sistema pionero en España que, tras recibir la denuncia por parte del médico, activa el proceso y en un plazo de 24 horas se contacta con el facultativo y los servicios jurídicos de la entidad colegial inician la denuncia en su nombre. La nueva aplicación, denominada Alertcops, además de incluir un “botón del pánico” que puede pulsar el facultativo en caso de peligro, permitirá a la Policía escuchar la conversación que mantiene el médico con su paciente y valorar si es necesaria su actuación.

Asimismo, este servicio ayuda en los casos donde los médicos tienen que acudir a un domicilio a prestar asistencia sanitaria, ya que pueden activarla antes de llegar al lugar y grabar la conversación, al tiempo que pueden pulsar el botón si consideran que puede haber una situación de peligro. No obstante, la aceptación de la aplicación no es la misma entre los facultativos, ya que mientras algunos la consideran “buena idea”, otros creen que es “una tontería” no servirá para que la Policía llegue a tiempo en casos de sufrir una agresión.

Sin embargo, todos los médicos coinciden en señalar que en la población falta “educación sanitaria” y está “muy mal acostumbrada” porque acude al médico exigiendo que le realice pruebas que el facultativo no considera necesarias, y eso en muchas ocasiones motiva una amenaza o agresión.

Médicos agredidos

Francisco, médico de Familia que sufrió una agresión tras negarse a hacer unas pruebas en Urgencias del Hospital General de Valencia, ha señalado que días después fue abordado por una moto, golpeado con un casco integral y posteriormente agredido, si bien el juez impuso una multa de 2500 euros que, a su juicio , considera “una miseria”.

Además, también relata el episodio de otro compañero al que un paciente intentó agredir con una jeringuilla, al tiempo que se pregunta “cómo va a tocar el botón del pánico y quién va a ir a socorrerle si la Policía puede tardar 15 o 20 minutos en llegar”. Este mismo médico advierte de que “pueden sacar botoncitos o maquinitas pero la sociedad está concienciada de que todos son derechos, de que te pagan el sueldo y ese caldo de cultivo no cambiará”.

Por otro lado, para el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria en la Comunidad Valenciana, Vicente Gasull, la nueva aplicación es una “buena medida”, aunque considera que lo ideal es que no se dieran estas circunstancias y “se valorará la labor del profesional”.

Vicente Gasull ha recalcado que “te da seguridad, pero el miedo no te lo va a quitar porque por mucho que se ponga en marcha el dispositivo la situación de peligro la pasas tú”. Finalmente, ha agradecido que el Colegio de Médicos se preocupe por la integridad de los colegiados y señala que esta aplicación “puede ser disuasoria y frenar algunas agresiones”.