El sistema utiliza cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) con detección electroquímica (ECD) para detectar de manera directa atranol y cloroatranol, 2 alergénicos presentes en los cosméticos masculinos y otros productos de estética, informan los investigadores.

Los detergentes y los productos de herbolarios son algunos de los que utilizan estos compuestos para conseguir una buena fragancia.

Según estiman los especialistas, entre un 1 y un 3% de la población europea es alérgica a alguno de los compuestos utilizados para dar buen olor. Por este motivo, en la Unión Europea existen diversas normativas que obligan a indicar la presencia de cualquier sustancia de fragancia identificada como alergénico en la etiqueta de los productos.

Actualmente, pocas metodologías analíticas consiguen determinar la composición de estas sustancias con facilidad. Los métodos empleados con este objetivo utilizan cromatógrafos de gases o de líquidos con detectores de espectrometría de masas, detectores de elevado coste y una cualificación de su uso.

Jesús R. Procopio, investigador de la UAM, explica que el nuevo método determina el contenido de manera directa de los alergénicos de los cosméticos sin necesidad de llevar a cabo el pretratamiento de la muestra. Este sistema puede detectarlos en “un intervalo de microgramo de alérgeno por mililitro de muestra con buena exactitud y precisión”.