100 pacientes alérgicos a la quimioterapia han finalizado con éxito su tratamiento en el Hospital Provincial de Castellón. Según informa el Gobierno de la Comunidad Valenciana en una nota de prensa, el tratamiento depende del Servicio de Alergología del Hospital Provincial de Castellón que en los últimos 10 años ha tratado con éxito a 103 pacientes de cáncer que eran alérgicos al tratamiento de quimioterapia.

Julián Borrás, alergólogo del hospital, ha optado por la desensibilización de estos pacientes. Se trata de un procedimiento terapéutico que consiste en suministrar al paciente la dosis terapéutica prescrita por el oncólogo por vía intravenosa, pero en cantidades reducidas que se van incrementando progresivamente hasta conseguir la tolerancia al medicamento.

Según destaca el Ejecutivo valenciano, el Provincial de Castellón es uno de los centros de España con una mayor experiencia en este tipo de desensibilizaciones, como queda reflejado en el Registro Español de Desensibilizaciones a Medicamentos que se creó en el año 2013. Borrás asegura que se recurre a este procedimiento en pacientes alérgicos a la quimioterapia cuando el oncólogo estima que no existe otra alternativa mejor para continuar con el tratamiento.

Los síntomas que muestra un paciente alérgico a la quimioterapia son:

  1. Urticaria.
  2. Hinchazón.
  3. Hipotensión.
  4. Dolor abdominal.

Estos signos aparecen a los pocos minutos de iniciar el tratamiento, indica la Generalitat. En estos casos, añade, el tratamiento se suspende y, una vez que el alergólogo ha comprobado que la causa de la reacción ha sido provocada por el fármaco suministrado y que no hay ninguna contraindicación desde el punto de vista alergológico, se procede a la desensibilización.

Este procedimiento terapéutico dura entre 4 y 12 horas en las que el paciente alérgico a la quimioterapia permanece vigilado estrechamente por el alergólogo. Si aparece una reacción adversa, se trata adecuadamente hasta conseguir la administración de toda la dosis necesaria del fármaco, que en ocasiones resulta vital para el paciente.

La primera sesión de desensibilización se realiza en la unidad de críticos para disponer de todas las medidas de seguridad necesarias. Las siguientes, añade la Generalitat, se aplican en el Hospital de Día Oncológico con las mismas medidas de control y vigilancia por parte del alergólogo.