El Hospital Quirónsalud Córdoba recomienda aplicar hielo inmediatamente después de una picadura de avispa o abeja.

El Hospital Quirónsalud de Córdoba recomienda aplicar hielo inmediatamente después de una picadura de avispa o abeja. Desde el centro sanitario aseguran que es la mejor opción para reducir lo efectos del veneno de este insecto en la zona afectada. Tras la picadura, puede que la zona afectada se inflame después de unos minutos o unas horas, también puede producirse molestias y dolor. Si se produce una reacción grave es necesario utilizar antiinflamatorios, corticoides, antihistamínicos o adrenalina.

A pesar de que la mayoría de las picaduras no presentan riesgo, es necesario realizar un seguimiento de estas para observar cómo evolucionan. Se pueden producir 4 tipos de síntomas, una reacción leve, donde la inflamación es inferior a 10 centímetros de diámetro. Por otra parte, puede aparecer una reacción local extensa, en la que el diámetro es superior a 10 centímetros. Una persona también puede presentar una reacción generalizada, donde aparecen angioedemas y urticarias. Por último, cuadros graves o anafilaxias que pueden provocar ahogo, náuseas, vómitos y mareos.

Entre las posibles zonas afectadas, hay que destacar las picaduras en cara y cuello, ya que son muy llamativas por la deformidad que causan. Asimismo, las que se producen en cuello pueden ser peligrosas, ya que pueden provocar sensación de ahogo. Por este motivo, es importante acudir al servicio de Urgencias en casos graves.

Prevenir la picadura de avispa y abeja

Las picaduras de abejas y avispas se pueden prevenir siguiendo una serie de medidas. En el caso de las abejas, es recomendable evitar la utilización de ropa con colores muy llamativos, como el rojo o el amarillo. Esto se debe a que estos colores, como con las flores, atraen a estos insectos, al igual que ocurre con los perfumes.

Por otra parte, para prevenir las picaduras de avispas es aconsejable no dejar comida ni basura al aire libre, ya que son carnívoras. También es importante no andar descalzo por los jardines o el campo, ni meter las manos en agujero o tejados, ya que pueden contener nidos.