"Las erupciones que aparecen en los casos de zika se parecen a una alergia; son lesiones rojas que pueden estar diseminadas en las áreas expuestas de la piel: cara, manos y brazos”, según ha expuesto Lupi frente a los más de 5.000 dermatólogos de España, Portugal y América Latina que se dieron cita en el evento.

Durante la conferencia sobre esta enfermedad desmielinizante del sistema nervioso, Lupi ha lamentado la inexistencia de una vacuna contra el zika o un tratamiento para la microcefalia, y ha recordado los eventos multitudinarios que ayudaron a diseminar el virus -la Copa FIFA de las Conferederaciones, la Jornada Mundial de la Juventud y los Juegos Olímpicos-.

“Pasaron 2 cosas con la infección de zika en América Latina”, sugiere el experto, “primero, se evidenció la transmisión sexual, y segundo, se verificó el neurotropismo del virus, es decir su tendencia a atacar los nervios”, ha enumerado Lupi durante su intervención.

Los exantemas del dengue y chikungunya

“Desde el punto de vista dermatológico, las manifestaciones cutáneas aparecen con mayor frecuencia en el zika, sin embargo, también se produce en el 50% de los casos de chikungunya y el 40% de los pacientes de dengue”, según ha apuntado el jefe de Medicina Tropical del Hospital Muñiz, en Buenos Aires, Tomás Orduna durante el mismo encuentro.

Concretamente, en los casos de dengue, “las erupciones cutáneas surgen durante el periodo de desfervescencia, esto es, cuando el paciente deja de tener fiebre”, especifica Orduna. “Son manchas coloradas muy puruginosas, con relieve, que se llaman ‘exantemas maculopapulares’ y causan mucha picazón”, cuenta.

“Cuando la fiebre se va es muy común que haya una imagen que se llama ‘de mar rojo con islas blancas’, donde se ven parches blancos dentro de un mar enrojecido bastante homogéneo”, ilustra el experto. Es difícil distinguir qué enfermedad ha causado cada mancha, aunque el chikungunya suele acompañarse de dolores articulares o incluso artritis, recuerda.