Según ha informado la Consejería de Sanidad en una nota de prensa, la técnica ISAC permite obtener un perfil personalizado de sensibilización del paciente más directo, rápido y con un precio inferior que el método estándar que suele utilizarse para analizar todos los alérgenos al mismo tiempo.

Dicha técnica proporciona información sobre la base molecular de la enfermedad alérgica mediante una pequeña muestra de sangre en la que se puede analizar la presencia de anticuerpos tipo IgE, el anticuerpo que aparece con mayor frecuencia en los mamíferos que tienen alergia. El IgE es analizado frente a 112 alérgenos recombinantes procedentes de 51 fuentes alergénicas distintas.

Entre los distintos alérgenos que detecta se encuentran los alimentos, pólenes, ácaros, hongos o epitelios. La técnica ISAC es especialmente útil para los pacientes que tienen las siguientes condiciones:

  1. Alergia severa.
  2. Alergia compleja.
  3. Alergia con múltiples sensibilizaciones.
  4. Alergia con reacciones severas y recurrentes.
  5. Como paso previo para las pruebas de exposición oral controlada en pacientes con riesgo de sufrir reacciones graves.