Según informa el hospital madrileño, la PrEP está basada en el uso de fármacos antirretrovirales para prevenir la infección por VIH, y su investigación y utilización han despertado un debate controvertido a escala internacional. La profilaxis preexposición ha mostrado en diferentes estudios, su eficacia, seguridad y coste-eficacia en distintos grupos de población de riesgo. 

Cuando las personas se encuentran en un alto riesgo de contraer el VIH toman una combinación de 2 medicamentos (tenofovir y emtricitabina) a diario y reducen sus probabilidades de infectarse. En algunos países ha sido aprobada para ayudar a prevenir que las personas VIH negativas contraigan la enfermedad de sus parejas sexuales, o de las personas VIH positivas con las cuales comparten drogas inyectables.

Diferentes ensayos clínicos han demostrado la eficacia y seguridad de la PrEP. Estos beneficios se han confirmado en estudios observacionales tras la puesta en marcha de programas específicos en diferentes países. Los datos provienen de estudios llevados a cabo en hombres homosexuales, en parejas heterosexuales serodiscordantes, independientemente del miembro infectado, y en usuarios de drogas parenterales.

Asimismo, se ha comprobado que es altamente eficaz si se usa tal como se receta y es mucho menos eficaz cuando no se toma de manera constante. Esta profilaxis no funciona de la misma manera que una vacuna, recalcan desde el Clínico. Las vacunas le enseñan al cuerpo a luchar contra una infección por varios años. Con la PrEP, el paciente toma oralmente una pastilla todos los días.