El estudio trasversal, que publica la revista British Journal of Clinical Pharmacology, contó con la participación de 161 pacientes sometidos tanto a punciones de dedo como a venopunciones. En todos ellos, la concentración de adalimumab y anticuerpos anti-adalimumab se cuantifico, respectivamente, mediante la prueba de unión a antígeno (ABT) y la técnica ELISA (Enzyme Linked ImmunoSorbent Assay).

“Para convertir los resultados de los eluatos de la sangre seca a valores que pudiesen compararse con las concentraciones séricas, se investigaron 5 métodos diferentes, usando una proteína marcadora o un enfoque volumétrico”, explica Karien Bloem, imunopatóloga y autora principal del estudio.  Las concentraciones de adalimumab y anticuerpos anti-adalimumab obtenidas mediante la punción en el dedo se correlacionaron bien con los resultados séricos del mismo paciente.

Sin embargo, las concentraciones de anticuerpos en la sangre seca obtenida de las punciones de dedo, resultaron sistemáticamente más bajas en comparación con las concentraciones séricas; no así con la albumina.  Los experimentos sugirieron una composición de proteínas ligeramente distinta a la de la sangre recogida a través del pinchazo en el dedo, comparada con la obtenida mediante venopunción.

Para poder correlacionar mejor los valores obtenidos por pinchazo en el dedo con los valores venosos, se aplicó un factor de corrección. El estudio, concluye Bloem, “muestra, por primera vez, que las concentraciones séricas de adalimumab y anticuerpos anti-adalimumab se pueden estimar satisfactoriamente midiendo las concentraciones en los eluatos de en la sangre seca recogida por punción”.