La osteoartritis es la enfermedad artrítica más frecuente en articulaciones móviles.

Un nuevo panel de biomarcadores facilita el diagnóstico temprano de la osteoartritis de rodilla. El Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de Salamanca, a través de la unidad de proteómica, ha participado en el estudio que ha permitido identificar los autoanticuerpos que componen dicho panel. Este permite predecir la enfermedad en personas asintomáticas 96 meses antes de su aparición.
Biomarcadores para el diagnóstico temprano de la osteoartritis de rodilla. CIC.

Según explica el CIC, los autoanticuerpos se utilizan como biomarcadores en patologías autoinmunes. Por ejemplo, el lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoide. En ese sentido, se habían detectado con anterioridad autoanticuerpos en suero de personas con osteoartritis. Ahora, los investigadores han logrado demostrar una asociación entre la presencia de autoanticuerpos en suero y la incidencia y progresión de la enfermedad.

De esta forma, los científicos han usado técnicas proteómicas de alto rendimiento para identificar qué personas sin síntomas acabarían desarrollando la osteoartritis. En concreto, se han detectado autoanticuerpos útiles para identificar a quienes desarrollarán patología 96 meses antes. Estos resultados convierten el panel de biomarcadores en un método eficaz de diagnóstico temprano de la osteoartritis de rodilla.

La investigación

Para llegar hasta el citado método de diagnóstico temprano de la osteoartritis, se realizó un seguimiento de 96 meses de 4796 individuos. Concretamente, se analizaron muestras de personas que no presentaban afectaciones significativas de la rodilla, pero sí características que las predisponían a desarrollar osteoartritis. También se analizaron muestras de un grupo de control sin síntomas ni factores de riesgo.

“Este estudio ha permitido detectar un panel específico de autoanticuerpos en individuos que comienzan a desarrollar osteoartritis en rodilla (ya detectable a través de radiografía) durante un periodo de seguimiento de 96 meses, en comparación con aquellos que se mantuvieron sanos”, señala el CIC.

Los resultados muestran una asociación significativa de autoanticuerpos MAT2β con la incidencia futura de osteoartritis de rodilla. También, con un desarrollo más temprano de la enfermedad. A partir de estos datos, los científicos sugieren incorporar MAT2β a un modelo clínico para el diagnóstico temprano de la osteoartritis de rodilla. “Se ha confirmado, en definitiva, la utilidad del modelo para predecir la osteoartritis de rodilla con una extraordinaria antelación que puede facilitar el tratamiento y el incremento de calidad de vida de los pacientes”, subrayan desde el centro.

La osteoartritis

La osteoartritis es la enfermedad artrítica más frecuente en articulaciones móviles. Implica el desgaste del cartílago que existe entre las articulaciones, y cuya función es facilitar el movimiento. Además de la dificultar este último, dicha enfermedad provoca dolor e hinchazón. Aunque no se considera autoinmune, genera una respuesta inmune como consecuencia del estrés celular y la degradación de la matriz extracelular. Esa respuesta es la base del nuevo método desarrollado. En la actualidad, los métodos diagnósticos no detectan los cambios de las fases iniciales de la patología, que suele desarrollarse a lo largo de muchos años.