El veneno de la mamba negra es potencialmente mortal para los humanos. Investigadores de la Universidad Técnica de Dinamarca, la Universidad de Costa Rica y la compañía británica IONTAS han descubierto un posible nuevo antídoto para la mordedura de esta serpiente basado en una mezcla de anticuerpos humanos. Nature Communications ha publicado los resultados del estudio.

Según recoge la agencia EFE, hasta ahora los antídotos frente a la mordedura de la mamba negra estaban basados en plasma de animales inmunizados. Además de conllevar altos costes de producción, estos antídotos tenían una efectividad limitada y llevaban asociados reacciones adversas, que podían ir desde una alergia hasta una anafilaxia severa.

El veneno de la mamba negra contiene múltiples toxinas de acción rápida y altamente letales; entre esas toxinas se encuentra la dendrotoxina, que tiene la capacidad de paralizar el sistema nervioso y provocar la muerte. Los investigadores, liderados por Andreas Laustsen, han desarrollado una mezcla de anticuerpos humanos que es capaz de neutralizar esa dendrotoxina presente en el veneno de la mamba negra.

El antídoto se ha probado con éxito en ratones, ya que la mezcla ha podido frenar los efectos neurotóxicos de la mordedura de la mamba negra en los animales. Además, los científicos han utilizado para desarrollar el antídoto un método novedoso que puede servir para identificar nuevos antídotos, según ha destacado la revista científica.