Esta terapia de oxigenación no solo está pensada para pacientes con rinitis perenne, sino que también puede encajar con aquellos que tengan algún problema de olfato, estén pasando por un postoperatorio o, incluso, formen parte de las artes escénicas o el mundo de la comunicación y del deporte.

El método consiste en sesiones individuales donde se controla la respiración y se entrenan los músculos que se emplean en la fonación y respiración. Normalmente, las sesiones duran 90 minutos y son suficientes 6 como punto de partida. Según indica la clínica Tecknon, es importante corregir hábitos mal adquiridos y recuperar la respiración completa.

Los malos hábitos respiratorios afectan al sistema gastrointestinal, cardiovascular y neurológico, además de repercutir en el sueño, la concentración y la energía. El estrés diario al que se ve sometido el ser humano altera la calidad de las respiraciones sin ser conscientes de ello, lo que tiene consecuencias negativas en la salud que pasarán factura tarde o temprano.

Objetivo

1. Crear una sola vía respiratoria uniendo respiración nasal y respiración abdominal. Los ejercicios que se harán aquí están destinados a desarrollar una respiración diafragmática y a relajar las fosas nasales internas y externas.

2. Desarrollar la respiración en actividad y en reposo. Esta dinámica está enfocada a expandir las partes inferiores del diafragma, el pecho y la espalda. Los ejercicios se realizan para desarrollar la musculatura respiratoria y controlar los ritmos respiratorios.

3. Utilizar el aire en la emisión vocal para soportar la presión, controlar la emisión de la voz y mejorar el rendimiento físico.

4. Trabajo corporal para conocer las mejores posturas respiratorias. La colocación de la columna, las zonas de equilibrio, la posición de las piernas y el entrenamiento del pecho y el cuello serán necesarios para la inspiración adecuada.

5. Contar siempre con el médico. Antes y después de los talleres, se realiza una espirometría.