En la Unidad de Gestión Clínica de Inmunología y Alergología del Hospital Reina Sofía se realizan estudios que profundizan en los procesos inmunológicos de los pacientes que no tienen tolerancia al veneno de estos insectos y que coincide que responden peor a las vacunas, por lo que es importante conocer qué cantidades de este componente están presentes en la vacuna, pues, hasta hace poco, se consideraba un elemento poco relevante, según indican los especialistas. 

“Hemos llegado a la conclusión de que la mayoría de estos pacientes de difícil control son alérgicos a un componente denominado Api m4, que, aunque ya sabíamos que tenía una toxicidad importante, ahora también conocemos que es muy significativo por su capacidad de producir alergia”, apunta Carmen Moreno, directora de la unidad de gestión clínica de alergología del hospital.

Cursos de formación

Conocer las respuestas inmunológicas de estos pacientes permitirá desarrollar una inmunoterapia más específica y eficaz para pacientes de difícil manejo, especialmente, para apicultores que sufren reacciones adversas ante las picaduras y cuyo tratamiento se vuelve complicado, según explica Moreno. Con el objetivo de continuar las investigaciones en esta línea, la semana pasada comenzó una nueva edición del curso de manejo de insectos himenópteros.

Anualmente, el hospital organiza una edición con esta temática para formar a más de 500 especialistas con el objetivo de profundizar en el conocimiento de estos insectos y sus utilidades clínicas, así como en la administración de las vacunas para contrarrestar los efectos de las picaduras en personas alérgicas. Esta formación incluye una parte teórica y el test de repicadura, para comprobar la eficacia de la inmunoterapia.

El Hospital Reina Sofía es un centro de referencia en Andalucía para el test de repicadura de insectos himenópteros. La Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica ha reconocido la excelencia de esta unidad por sus resultados con los tratamientos frente a las reacciones alérgicas al veneno de avispas y abejas, según indica la Junta de Andalucía.