Un test de sangre permite analizar más de 50 alérgenos presentes en plantas, alimentos, animales, mohos y productos sintéticos en una sola muestra. Se trata del test ISAC de Synlab, “la única prueba diagnóstica in vitro” que mide de manera simultánea anticuerpos IgE específicos a un amplio espectro de componentes de alérgenos.

Según ha explicado la compañía, cuando un alérgeno entra por primera vez en el organismo de alguien que tiene alergia, el sistema inmune produce como respuesta anticuerpos del tipo IgE en un proceso conocido como sensibilización. Ese alérgeno está compuesto por distintas proteínas. Este test de sangre mide los anticuerpos IgE específicos frente a 112 proteínas alergénicas presentes en más de 50 alérgenos diferentes.

“Se trata de un análisis semi-cuantitativo que emplea la tecnología microchip. Los resultados se clasifican en 4 categorías: reacción indetectable, baja, moderada-alta y muy alta”, comenta Bibiana Palao, directora científica del área de Innovación de Synlab.

El test de sangre usa extractos alergénicos crudos, ya sean purificados a partir de su fuente natural o recombinantes. Cada alérgeno analizado por triplicado y clasificado para determinar sensibilizaciones primarias o una posible reactividad cruzada. “El amplio espectro de proteínas alergénicas estudiadas permite determinar, de forma precisa y rápida, los alérgenos que provocan el cuadro clínico del paciente, con el fin de dirigir la estrategia de prevención o tratamiento del paciente”, señalan desde la compañía.

El test de sangre ISAC está especialmente indicado para:

  1. Mejorar el diagnóstico de pacientes polisensibilizados a alimentos, inhalantes y/o venenos de insectos.
  2. Evitar errores diagnósticos, sobre todo en casos de pacientes donde los resultados de las pruebas convencionales no se correlacionan con los síntomas.
  3. Evitar errores terapéuticos en la composición de las vacunas alérgicas.
  4. Evaluar casos complejos, como aquellos con historia clínica inconsistente o respuesta insatisfactoria al tratamiento.
  5. Evaluar pacientes con anafilaxia idiopática.
  6. Detectar sensibilizaciones no sospechadas.

El 30% de la población española padece alguna alergia, la mayoría primaveral. Las estimaciones apuntan que en 2025 más de la mitad de la población de Europa será alérgica. En adultos, el polen, el polvo y los ácaros son la causa más común de alergia, una reacción de hipersensibilidad que puede manifestarse de distintas formas. Los síntomas más habituales son conjuntivitis alérgica, rinitis alérgica, urticaria y dermatitis, asma bronquial y anafilaxia.