Así lo ha afirmado, Anne K. Ellis, investigadora de la Queen´s University de Canadá, en relación a un ensayo clínico en fase II que acaba de publicar en The Journal of Allergy and Clinical Immunology en el que ha evaluado la eficacia y seguridad de una nueva inmunoterapia basada en péptidos de gramíneas.

Según indican los investigadores, la terapia con péptidos funciona a través de un mecanismo diferente al utilizado en las vacunas, pues utiliza pequeños extractos de proteínas que se dirigen a las células inmunes más importantes. En esta terapia, “las proteínas utilizadas son tan pequeñas que evitan que se produzca anafilaxia”.

En total se seleccionaron 226 participantes, que fueron divididos en 2 grupos: uno con inmunoterapia y otro con placebo (grupo control). Tras 8 inyecciones, que fueron administradas cada 2 semanas durante 14 semanas en total, los participantes fueron expuestos al polen de gramíneas de acuerdo con el Enviromental Exposure Unit.

Menos síntomas en menos tiempo

Esta unidad de exposición ambiental, desarrollada por el Kingston General Hospital y la Queen´s University ha sido reconocida por la FDA y la Agencia Europea del Medicamento (AEM) para realizar estudios de alergia de manera controlada. Tras la inmunoterapia, los participantes mostraron una reducción significativa de los síntomas, en comparación con el grupo control.

Los síntomas incluían estornudos, congestión y secreción nasal, y anafilaxia tras la exposición a las gramíneas. El estudio también demostró que los pacientes podían utilizar el tratamiento con menos dosis de las utilizadas en vacunas. Una dosis cada 2 semanas durante 14 semanas en total, en comparación con la frecuencia anual necesaria en las vacunas tradicionales.

Además, los científicos observaron las mismas reacciones en las alergias a los ácaros y a los gatos al utilizar esta terapia de péptidos sintéticos. “Está claro que la inmunoterapia con el uso de estos péptidos es diferente, lo que indica la necesidad de replantearse cómo funciona el sistema inmunológico”, explica Ellis.