Alfonso Vidal, Desayunos Informativos

Alfonso Vidal, coordinador de Anestesiología y Reanimación y de la Unidad del Dolor del Hospital Quirónsalud Sur, ha participado en los Desayunos Informativos de MedsBla del mes de abril. El trato con el paciente, el uso de opioides, la acupuntura, el futuro de la Medicina o la eutanasia son algunos de los temas que ha abordado el facultativo, uno de los médicos españoles más influyentes en Twitter.

“Siempre me ha gustado, no una Medicina, sino toda la Medicina”, ha explicado el anestesiólogo. Él optó por dedicarse a la salud después de entender que sus disfunciones visuales no le permitían ser piloto. Eligió finalmente Anestesiología por un cúmulo de factores. Un campo bastante amplio de acción, la posibilidad de interacción con el paciente más allá de la palabra y una “razonable salida profesional”.

“Me ha ido interesando cada vez más el dolor porque es el aspecto de la especialidad menos atendido”, ha confesado Alfonso Vidal, que a pesar de todo no ha dejado de hacer anestesia y reanimación.

Desde la Unidad del Dolor del Hospital Quirónsalud Sur, intenta curar, o al menos aliviar, a pacientes que llegan con dolores que no han podido resolverse. “No hacemos magia. Las herramientas son las que hay”, ha asegura el médico. Según él, el factor humano y la experiencia influyen en los resultados obtenidos. “No espero ser mejor que otros, pero voy a intentar atenderte lo mejor posible”.

Cuerpo y alma

Aunque la Medicina y su aprendizaje en Occidente están marcados por la división aristotélica de cuerpo y mente, existe una conexión entre dichos elementos que no debe olvidarse, de acuerdo con Alfonso Vidal. El médico echa en falta en la enseñanza de esta disciplina de aspectos humanos. Entre ellos, la empatía o la comunicación, tan necesarias en la relación con el paciente.

“Creo que si transmites al paciente, no ya lo que tiene que hacer cuando le ha aparecido el problema, sino lo que puede hacer para que no le aparezca, evitas muchos de los problemas”, ha añadido el anestesiólogo de Quirónsalud, instructor de RCP. También tiene un Master en Acupuntura y Moxibustión por la Universidad Complutense. “No me creo nada, pero estoy dispuesto a creer todo lo que me demuestren”, ha apuntado Alfonso Vidal, quien durante más de una década trabajó en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares.

Allí atendió a muchos afectados por los atentados del 11-M. “Me sigue sobrecogiendo”, ha reconocido. En aquellos días, ha relatado, aprendió a apreciar lo bueno que trae lo malo. “Se vivió una lección tremenda de solidaridad que sigue dando ejemplo”, ha asegurado el anestesiólogo, que a cada rato repite como un mantra su labor: curar, aliviar o, al menos, consolar.